Drama Música Cine Arte Fotografía

Drama Música Cine Arte Fotografía
Rayo Verde Radio Rayo Verde Página Rayo Verde Blog

23 may. 2014

Eterno e Irreversible Final- sobre Aire Libre, de Anahí Berneri, 2014.




En 1945, David Lean dirigió una amarga película sobre una pareja en crisis que se llamó Breve Encuentro. La particularidad del film es que comienza con un largo flashback en donde la protagonista le cuenta al marido sobre una aventura que tuvo cuando conoció a un médico en el tren (espacio erótico de fugacidad y anonimato) mientras éste no la escucha. La casualidad, la brevedad, lo irrefrenable del deseo son las características de la aventura pero también lo son de la pareja misma, que ve desintegrarse aquello que en algún momento los ha mantenido unidos, mientras no pueden hacer más que observar e intentar hacer de cuenta de que nada ha pasado. Un drama que maneja los tiempos de los diálogos y de la visualización del derrumbe a la perfección, confundiendo también el deseo del espectador en donde no sabemos si desearle a la protagonista volver con su marido o animarse a vivir la historia con su amante.



En 1954, Roberto Rosselinni dirigió otra apesadumbrada película sobre una pareja haciendo grandes esfuerzos por salvar su relación. La película es Viaggio in Italia, protagonizada magistralmente por Ingrid Bergman y George Sanders, quienes interpretan a una pareja que busca salvar su relación y con ese objeto viajan de vacaciones a Napoles. Si bien el espacio en la película es evocado como un objeto que amalgame a la pareja, termina jugando en contra, ya que actúa como un intruso en la pareja misma, como una molestia aparte que recuerda en cada momento la cercanía e inevitabilidad de un final triste y divisorio. El carnaval, la extrañeza, la seducción de las festividades y también las ruinas, los fósiles de la muerte, dejan de ser espacios o decorados y se convierten en verdaderos protagonistas d la película.




También están las contemporáneas Lost in Translation (2003) de Sofía Coppola, en donde el desgaste y la fatiga de una relación de jóvenes es acelerada (o beneficiada de acuerdo a cómo lo miremos) gracias a la distancia cultural que impone el lugar en donde están de viaje (Tokyo). El viaje introspectivo necesario y sentimental hace que Charlotte (Scarlett Johanson) se derrumbe lentamente en un lugar que no conoce, con la indiferencia de un novio a quien tampoco conoce y prefiere desconocer.


Woody Allen, experto en narrar historias acerca de los derrumbes de las parejas hizo con Vicky Cristina Barcelona (2008), una perfecta ilustración sobre lo literal de aquello que es insalvable respecto del amor. Y También Richard Linklater, con Before Midnight (2013, última parte de la trilogía sobre una pareja que se conoce en un encuentro fugaz también en un tren) trata el tema del paso del tiempo en una pareja con hijos, que se conocen de manera casual y reviven su amor tiempo después. Con el paso del tiempo también llegan los reproches y los planteos sobre la necesidad de estar con alguien versus la elección de hacerlo.




En esta linea, pero con una poética muy personal, trabaja Anahí Berneri en Aire Libre (2014), donde otra vez el espacio es “la tercera en discordia”, como algo que no se puede resolver y cuya entidad crece y crece (al tiempo que se destruye literalmente) hasta llegar al bloqueo total del paso del aire. En Aire Libre lo que oprime no es ni el reproche, ni la insatisfacción ni el desencuentro sexual, ni la familia de ella, ni la de él, ni el hijo único, lo que oprime es el espacio, la casa que nunca termina de ser apropiada por la pareja y que se impone como un nuevo lugar que debería ser fuente de satisfacción y no hace más que traer problemas. El hogar aparece en la película como un miembro sustancial de la familia que está aun en formación, un miembro que algunos quieren y otros no, que a veces se añora y a veces se desecha. El ímpetu de destrucción se vuelve controlador de la construcción que aparece imposibilitada por la búsqueda inutil y la frustración de la pareja. Ni los cuerpos desnudos, los insultos, el deseo violento, los albergues transitorios, ni los vestidos sensuales pueden retomar y hacerse cargo de aquello que quedó pendiente y en el presente se hace carne como la indiferencia y el desprecio de un ser que ha sido amado por otro y hoy ya no lo es. La naturaleza aparece en la película como un resguardo pero sólo para uno, la pareja se destruye y destruirá todo con ella. La transformación de la pareja se vuelve metamorfosis en sintonía con la naturaleza y todos se vuelven animales en busca de amor y de satisfacción de un deseo tribal.




Aire Libre es una película de Anahí Berneri con las actuaciones de Celeste Cid y Leonardo Sbaraglia.


En Buenos Aires se proyecta en Hoyt's Abasto, Hoyt's Unicenter, Showcase Belgrano, Showcase Norte, Cinemark Palermo, Village Recoleta y Caballito, Hoyt's Dot, Belgrano Multiplex, Cinema Devoto, Cinemark Puerto Madero, Atlas Patio Bullrich, Monumental Lavalle, INCAA Gaumont.

Lucía Luna

No hay comentarios:

Publicar un comentario