Drama Música Cine Arte Fotografía

Drama Música Cine Arte Fotografía
Rayo Verde Radio Rayo Verde Página Rayo Verde Blog

11 may. 2014

Como si fueran un crimen. Basado en textos de Roberto Arlt con dramaturgia de Alfredo Martin. En Pan & Arte

Como si fuera un crimen
“Me hubiera gustado ofrecerte una novela amable como una nube sonrosada, pero quizás nunca escribiré obra semejante. De allí, que te dedique este libro trabajado por las calles oscuras  y parajes taciturnos, en contacto con gente terrestre, triste y somnolienta. Te ruego que lo recibas como una prueba del grande amor que te tengo”, A mi esposa  Carmen Antinucci de Roberto Arlt.


Nueva propuesta basada en el cuento “Una tarde de Domingo” y los artículos policiales “Noche Terrible” y “El Fascineroso”, de Roberto Arlt, con dramaturgia y dirección de Alfredo Martín.
Todos los viernes a las 22.30 hs. se presenta “Como si fuera un crimen”, una nueva propuesta interpretada por Mariano Scovenna, Natalia Vozzi, Guillermo Ferraro y Daniela Salama Fernández, con dramaturgia y dirección de Alfredo Martín, sobre el cuento “Una tarde de domingo” y los artículos policiales “Noche Terrible” y “El Fascineroso”, de Roberto Arlt. 
En el Teatro Pan & Arte, Boedo 876. Tels.: 4957-6702
Un espectáculo que propone recorrer la profundidad simbólica del universo literario de Roberto Arlt. La clase media aparece con toda su imposibilidad. La frustración de sus deseos y ambiciones. Su condena a lo inmundo. En la imagen que se tejió de sí misma ya no hay ningún artilugio que pueda ocultarlo. Como en la obra del escritor argentino, se busca construir, desde el lenguaje teatral,  un laboratorio humano donde los personajes se encuentran ante su propio abismo: la libertad solo se devela en el mal. Personajes e investigadores, con una moral materialista, develando sus propios fantasmas.  
Sinopsis //  Eugenio Karl, un hombre separado, sale de paseo con el presentimiento de una extraña aventura. Leonilda, la esposa de su mejor amigo, se encuentra con él y lo invita a su casa a tomar el té, una excusa para estar a solas. Eugenio asume que la mujer lo desea y que intentara acostarse con él, lo cual le despierta su curiosidad. En la intimidad aparecen el hombre y la mujer, como actores provocadores de un deseo enlazado con la pertenencia de clase. Esa duplicidad roza sus cuerpos, los oscurece y los confronta, haciéndolos hablar.
Sobre el universo de Roberto Arlt, por Alfredo Martín: El sueño del escritor era poner la conciencia a salvo del cuerpo: la metalización del ser. Culminar el trayecto de una clase degradada, la burguesía,  que abandona su infierno en ese instante en que la libertad se realiza en el mal. Los sujetos de Arlt son más bien objetos  que se escinden, realizando un trayecto en zigzag. Por un lado son estrategas  de la impostura y por otro, desnudan a su clase, buscando la hilacha y tirando de ella, demoliendo su condición social y sexual
Ficha Técnica: Dramaturgia: Alfredo Martín, sobre el cuento “Una tarde de domingo” y los artículos policiales “Noche Terrible” y “El Fascineroso”, de Roberto Arlt; Interpretes: Mariano Scovenna (Eugenio); Natalia Vozzi (Leonilda); Guillermo Ferraro (el hombre) y Daniela Salama Fernandez (la joven); Escenografía: María Verónica Duran y Alfredo Martín; Vestuario: María Verónica Durán; Iluminación: Diego Todorovich; Diseño Gráfico: Ignacio Vozzi; Asistencia de Dirección: Samanta Fassón; Dirección y Puesta en Escena: Alfredo Martín

Sobre la Puesta en Escena // El espacio escénico está armado con un mobiliario escaso, presentado en forma recortada  la sala de un hogar de clase media de los años 40-50, decorada con cierto gusto. Se reconocen dos sectores separados: una mesa ratona con sus sillas, puestas sobre una alfombra a la derecha y por otro lado, hay un sillón cómodo con mesa de fumar y lámpara de pie. Se trabaja con cuatro actores, dos hombres y dos mujeres. Una pareja asume los personajes de Leonilda y Eugenio, encarnándolos más claramente y la otra se conduce como actores. Estos últimos asumen algunos aspectos del discurso tales como: partes de la narración, marcas de posición, acotaciones, y son partenaires /interpretes (quizás, un tanto desmesurados) de las distintas situaciones dramáticas /fantasmaticas que se suceden durante le obra. Este planteo dinamiza y refuerza la idea de laboratorio que sustenta la pieza, donde los personajes actúan como agentes o experimentadores de su propia conducta, regida por un móvil (moral) que se trata de develar. La utilería se compone de pocos elementos cuyo uso asume ciertas conductas de clase o bien son elementos que señalan y precipitan el elemento trágico: pipa, vajilla de té, diario, bata de fumar, arma de fuego, llaves de casa, palitos chinos, etc. La iluminación comienza con tonos cálidos que señalan sectores de la casa, reemplazados luego por otros más fríos, para crear los diferentes climas de la obra. Los tonos de la realidad cotidiana, se ven enardecidos por atmósferas más densas que van gravitando sobre las diversas circunstancias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario