Drama Música Cine Arte Fotografía

Drama Música Cine Arte Fotografía
Rayo Verde Radio Rayo Verde Página Rayo Verde Blog

6 may. 2016

EL AMOR ES UN BIEN. A partir del Tío Vania de Chéjov. De Francisco Lumerman. En Moscú teatro escuela.





EL AMOR ES UN BIEN

a partir del Tío Vania

De Francisco Lumerman



Sonia y su tío Iván viven en Carmen de Patagones, un pueblo al sur del país. Tienen un hostel en el que viven y trabajan, y además ensayan para sus recitales. El único huésped se llama Pablo, un médico joven que no sabe hasta cuándo va a quedarse.

Con la llegada del padre de Sonia, Alejandro, y su nueva mujer, Elena, la convivencia empieza a incomodar.

Cinco vidas a la deriva entre canciones, dulces caseros y fracking; y una pregunta implícita: ¿Pueden hacer otra cosa? ¿Podemos hacer otra cosa del mundo?



Actúan: Manuela Amosa, José Escobar, Diego Faturos, Jorge Fernandez Roman y Rosario Varela.
Diseño de muebles: Gonzalo Córdoba Estévez
Diseño de luces: Ricardo Sica
Diseño gráfico: Martín Speroni
Fotografía: Omar Oporto . Laura Mastroscello - Nacho Yuchark
Prensa: Carolina Alfonso
Producción ejecutiva: Zoilo Garcés
Asistencia de dirección: Ignacio Gracia
Dramaturgia y dirección: Francisco Lumerman



REESTRENO SEGUNDA TEMPORADA: sábado 9 de abril 23 hs.

Funciones: sábados 23 hs. y domingos 18 hs.

Duración: 80 minutos.











MOSCÚ TEATRO

Camargo 506, Villa Crespo

(011) 2074 3718 - moscuteatro@gmail.com

Entradas: $ 160/ $ 120



DIJO LA PRENSA EN 2015:

El amor es un bien fue destacada entre las mejores obras 2015 por el diario La Nación, por los periodistas Alejandro Cruz, Pablo Gorlero y Moira Soto y Daniel Gaguine en su blog El Caleidoscopio de Lucy destacó la labor de José Escobar entre los mejores del año.

En marzo de 2016 la obra participó del Festival de Novísima Dramaturgia, dirigido por Ricardo Dubatti en el Centro Cultural de la Cooperación y de la Selección de obras CABA por el INT, Fiesta del Teatro 2016.





Muy buena. Un Chejov actual y fresco.

Francisco Lumerman se lanza a dirigir con un ojo preciso para dar lugar a un drama, de esos que duelen, que devastan. Es una obra con un texto riquísimo y contundente. Las actuaciones, por su parte, son maravillosas. Una mejor que la otra, tan bien dirigidas que se lucen de manera ejemplar. José Escobar, en la piel de Iván, ese tío Vania, es implacable, con una sensibilidad que atraviesa a cada uno del público. Una maravillosa manera de acercarse a Chejov, actual, fresca, pero que conserva ese grado de humanidad extrema que nos asegura que aunque el entorno cambie las cosas esenciales trascienden todas las épocas.

Jazmín Carbonell, diario La Nación

http://www.lanacion.com.ar/1815491-un-chejov-actual-y-fresco



Cada uno, además cuenta una historia. Una historia que no pertenece al universo planteado, que, tal vez, lo que hace es sumar una instancia poética, además de la narrativa. Como un preciso mecanismo de relojería, juegan a tensar y a destensar. Proponen combinación de ritmos y oscilación entre la angustia, la risa, el patetismo, en fin. Francisco Lumerman lleva adelante una deliciosa dramaturgia y una dirección impecable. Manuela Amorosa, José Escobar, Diego Faturos, José María Marcos y Rosario Varela construyen sus personajes con una calidad inefable, en un momento en el muchos desconfían hoy de la categoría de personaje. El amor es un bien, es una verdadera belleza, una obra para conmoverse y disfrutar. Y para volver a valorar el incalculable bien que hacen los buenos actores a nuestra escena.

Mónica Berman, Máquina de Escribir

http://amonicaberman.blogspot.com.ar/2015/10/el-amor-es-un-bien.html



Patagonia chejoviana. El minimalismo de la puesta en su escenografía y objetos brinda una fortaleza mayor a los climas y las palabras. Es el axioma “menos es más” llevado a su máxima expresión, con los mejores resultados. El texto es revitalizado en su nueva forma de contar lo ocurrido y ubicarlo en este tiempo. En lo que actuaciones se refiere, dentro de un elenco sólido que responde a lo requerido, se destaca José Escobar que dota a su tio de sensible credibilidad en sus vaivenes emocionales. “El amor es un bien” es una muy buena excusa para apreciar, no solo la gran escritura de Chejov sino el muy buen trabajo de Francisco Lumerman para reverdecer los laureles de un clásico, ubicándolo en la Patagonia sin perder nada de su esencia.

Daniel Gaguine, El Caleidoscopio de Lucy

http://elcaleidoscopiodelucy.blogspot.com.ar/2015/09/el-amor-es-un-bien-teatro.html



Muchos cambios en una puesta minimalista que con pocos elementos, propone centrarse en la actuación para contar este entramado de vínculos humanos. Recomendamos la puesta para todo el que quiera acercarse a este gran autor ruso, ya que Lumerman le aporta una simpleza que definitivamente acerca a los espectadores a la pieza para lograr entender cómo los clásicos son clásicos porque siguen hablando con la misma puntería de las personas hoy en día igual que a principios del siglo pasado.

Marina Cepi, Farsamag

http://farsamag.com.ar/el-amor-es-un-bien/



Lazos de sensaciones. Tensión y sentimientos afloran a partir de "Tío Vania" de Chéjov. Hay gran compromiso en la composición de los roles. Rosario Varela juega fuertemente su papel con el deseo de superarse, transmite las cuestiones pasadas y se involucra en el personaje con marcada pasión. José Escobar compone al tío que busca su rumbo, explorando y exteriorizando sentimientos y broncas que hace propias e impactan en la platea. El espectador se va involucrando en la historia sin distraerse, cuestionándose y replanteándose, dejando escapar todo aquello que está reprimido, disfrutando sentimientos que llegan al corazón.

Sergio Boaglio, Martín Wullich

http://martinwullich.com/el-amor-es-un-bien-lazos-de-sensaciones/



Corazón moscovita. El elenco mantiene organicidad coral asumiendo las fracturas impuestas desde la dirección al verosímil para explorar una teatralidad próxima y despojada que se permite dialogar con el público, generando una poética intimista donde somos, por momentos, una suerte de confesor de sus desvelos.

Macarena Trigo, Me cago en la Bohemia

http://mecagoenlabohemia.blogspot.com.ar/2015/07/corazon-moscovita.html



Dice Francisco Lumerman: “Este nuevo espectáculo se escribió durante mucho tiempo en mi cabeza y cuando se plasmó en el papel fue de manera contundente. Confluyeron en él tres elementos determinantes. En primer lugar Tío Vania, el clásico de Chejov que ejerce un magnetismo especial en mí? No es el argumento lo que más me atrae, sino esa peligrosa relación de fuerzas que se establece entre los protagonistas.

Luego el Cuaderno de notas de Anton Chejov, un material riquísimo que reúne desde ideas para La gaviota hasta listas de compras, me disparó algunas imágenes para unos ‘apartes’ que generan una textualidad que contrasta con el relato que la obra se propone entramar.

Finalmente, los veranos de mi infancia en Carmen de Patagones: siempre que tuve la fantasía de versionar Vania, ese pueblo fue su escenario ideal.

Por todo esto elegí subtitular A partir del Tío Vania, porque la obra de Chejov es el punto de partida para construir un nuevo universo que refleje nuestro presente para cuestionarlo y por qué no modificarlo.”



Francisco Lumerman


Realizó sus estudios de actuación en Andamio 90 con Claudio Tolcachir y Luciano Suardi. Después tomo seminarios con Agustín Alezzo y Verónica Oddó. Es egresado de la carrera de Dramaturgia de la EMAD (Escuela Municipal de Arte Dramático) que dirige Mauricio Kartún.

Desde 2002 escribe y dirige sus propias producciones: Sucede – El Hormiguero; El festejo (crónica de un cumpleaños); De cómo duermen los hermanos Moretti; Te encontraré ayer (Primer premio concurso Germán Rozanmacher VI FIBA y mención Paradigma Digital de Mc Station, INT Presenta en los festivales de Río Negro y Resistencia); En tus últimas noches (texto editado en Antología Novísima Dramaturgia Argentina coordinado por Ricardo Dubatti); Puro papel pintado; As wie danie so die Maine de Tríx Buhler bajo su dirección, estrenado en el Festival Theatre Shpektakel de Zurich, estrenada en Buenos Aires en 2015. En marzo 2016 estrena en Lima, Perú, El amor es un bien, bajo su dirección en el Teatro Alianza Francesa.

En 2009 fue seleccionado por el Kennedy Center Performing for Arts de Washington para participar del Cultural Visitors Programs para directores, participando de talleres y conferencias en Washington.

Entre sus últimos trabajos actorales se encuentran: Emilia, de Claudio Tolcachir en Timbre 4 y diversos festivales internacionales; Sallinger, de Bernard-Marie Koltés, con dirección de Paul Desvaux en el Teatro General San Martín y Theatre Malakoff 71, París y Vientos que zumban entre ladrillos, de Diego Faturos. En TV participa de la serie El marginal, producida por Underground. Y en cine: Historia del miedo y El movimiento, ambas de Benjamin Naishtat.

Es además docente de actuación y dramaturgia en Moscú Escuela de Teatro que fundó junto a Lisandro Penelas También dictó talleres en diversas ciudades del país y del exterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario