Drama Música Cine Arte Fotografía

Drama Música Cine Arte Fotografía
Rayo Verde Radio Rayo Verde Página Rayo Verde Blog

15 nov. 2016

LAS NOCHES BLANCAS, de Ariel GUREVICH en El Cultural San Martín. Sobre Dostoiesvki.

Foto Nacho Lunadei



El mismo 
encuentro de amor contado más allá del tiempo, la geografía e incluso el género.

Una reescritura escénica de la novela de Dostoievski, a la manera de una variación musical, donde se superponen lo clásico y lo contemporáneo, la noche y el día, lo posible y lo imposible.



Actúan: Nelson Rueda, Esteban Masturini y Silvana Tomé.

Banda sonora: Diego Vila

Coreografías: Mecha Fernández

Escenografía: Ana Sarudiansky

Realización de escenografía: Mariana Ayala


Diseño de luces: Leandra Rodríguez

Asistencia de iluminación: Susana Zilbervarg

Vestuario: Jam Monti

Fotografía: Nacho Lunadei

Productora: Maite Iparraguirre

Prensa: Carolina Alfonso

Asistencia de dirección: Juan Abuaf Calero

Dramaturgia y dirección: Ariel Gurevich



ESTRENO: 2 DE SEPTIEMBRE DE 2016

Últimas funciones: jueves 17 y 24 de noviembre 20.30 hs.





Duración: 80 minutos.








El Cultural San Martín

Sala 3

Sarmiento 1551


Entradas: $ 110.

En venta en el centro cultural 4374-1251/59 (int boletería: 2241) o venta online www.tuentrada.com



Las noches blancas participó del Festival Argentino de Santa Fe 2016





DIJO LA PRENSA:




MUY BUENA. Una hermosa historia de amor entre seres solitarios

Este triángulo diseñado por Ariel Gurevich le imprime espesor, abre posibilidades y ensancha al amor hasta todos sus límites (¿los tiene?) porque en definitiva se trata de personas que quieren amar y ser amados pero no pueden porque acaso no se conocen ellos mismos.

Ariel Gurevich le imprime su estilo, saca a la obra de su realismo consumado y le otorga un soplo de aire fresco, renovado. Los tres actores le suman su cuerpo entero, su voz, su baile y sus emociones a flor de piel.

Jazmín Carbonell, La Nación








Amores platónicos, flores salvajes.

Seres entrañables sufriendo por amores no correspondidos. Puesta en escena muy original y con clima de ensoñación.

Sandra Commisso, Vamos Al Teatro, Clarin.com






EXCELENTE. Con las alas del alma. Estupenda reescritura sobre Dostoievski

Las noches blancas resulta una experiencia deliciosa, conmovedora, audaz en su atrevimiento desenfadado, si cabe. Un dibujo cuidadoso, medido, de Nelson Rueda, pleno de tierno desvalimiento, sensibilidad, con la ponderable propiedad para terciar cantado con adecuación orgánica y cabal. Lo secundan dos experimentados jóvenes del musical vernáculo que se prueban como buenos actores tanto como excelentes en lo vocal. Esteban Masturini, muy en sintonía con Rueda, lo que da peso y carnadura a la más que ambigua relación, y la excelente y vital Silvana Tome. Insustituibles a la delicada puesta en escena son las estupendas luces de Leandra Rodríguez.

Luis Mazas, revista Veintitrés






MUY BUENA. Laberinto emocional

La célebre novela breve del ruso Fiódor Dostievski (1821-1881), quién describió con gran detalle el embelesamiento que se produce al estar enamorado, se ofrece en una conmovedora versión actualizada, pergeñada por el talentoso dramaturgo y director Ariel Gurevich. Para escenificar ese laberinto emocional, el sutil montaje de Gurevich suma algunas canciones, un fragmento del célebre film homónimo de Luchino Visconti con Marcello Mastroianni y construye imágenes prodigiosamente iluminadas por Leandra Rodríguez. En tanto, Rueda lleva adelante un notable y comprometido trabajo protagónico al meterse en la piel del solitario soñador y Tomé encandila con su jocosa ibérica.

Jorge Luis Montiel, revista Noticias







¡Conmovedora! La soledad, la melancolía, y el amor no correspondido entre tres seres que intentan sobrevivir. Gran dirección y notables actuaciones.



Jorge Lafauci,Todo por hacer, Radio 10








Original, provocativa y sorprendente aproximación al texto de Dostoievski. Ensayo sobre la soledad, la necesidad de afecto y la frustración amorosa. Buenos recursos escénicos y excelentes actores, con gran entrega emocional de Nelson Rueda. Muy buena. Para recomendar y polemizar.

Carlos Abeijon, El explorador cultural AM Splendid y Una mujer con Graciela Borges en AM Nacional




MUY BUENA. Una reflexión sobre el amor

Verdadera sorpresa teatral este incunable capaz de amalgamar el tema del amor con su memoria y vestirlo con canciones y actores singulares. Su frescura y levedad hacen que un escritor difícil y torturado (Dostoievski) del que experimentamos su calidad de tormenta, llegue al espectador como una brisa tibia y leve, capaz de envolver al público en una melancolía indescriptible. Un director inteligente y sensible, trabajó una adaptación minuciosa y la selección musical de Diego Vila le dio un formato inesperado y contemporáneo. Amor más allá del espacio sentido y reflexionado. Encerrado en canciones y poemas o en rondas que tres excelentes intérpretes juegan en un escenario exquisitamente iluminado. Silvana Tomé, Nelson Rueda y Esteban Masturini, un trío infalible. Espectáculo sólido y de equipo, donde como en un mecano de primer nivel, todo encastra y cierra hasta el final, desde la coreografía hasta las palabras, desde el manejo del escenario hasta la iluminación angelada. A lo mencionado se suma el tema del amor, pocas veces tan bien definido como en esta rica reescritura escénica.





Isabel Croce, La Prensa



Me encantó! Una tierna historia sobre la soledad y la necesidad de sentirse querido. Con tres excelentes actores que nos pasean de la risa a la tristeza sin darnos tregua.

Fanny Mandelbaum, Fanny Sin Miedo




El deseo, sin duda, es profundamente poderoso. Tanto que es capaz de volver presencia a quien no está. Algo de eso parece haber en este planteo escénico. ¿Cómo se construye la memoria del amor? ¿cómo se construye su olvido? El amor, incluso el imposible, dulcifica y esperanza.

A los amores imposibles reza el final. Porque los amores imposibles también son. Nelson Rueda y Esteban Masturini componen dos personajes profundamente queribles, que inspiran una ternura a toda prueba. Y Silvana Tomé acompaña con enorme simpatía.

En tiempos en que los vínculos quedaron arrinconados, que se emponde el amor (incluso el que no obtiene la respuesta esperada) es un gesto que merece ser rescatado y reconocido.

Mónica Berman, Máquina de Escribir






¿Qué es el amor? Parece el interrogante del narrador ruso, y es la pregunta que durante la puesta así como en el cuento, se trata de desarrollar ante un espectador, que disfruta de los climas y las canciones, los boleros, elemento que profundiza el carácter melodramático de la historia. Un recorrido laberíntico que va uniendo retazos de la rutina y/o de la vigilia de estos tres personajes en un entramado de humor sensible esperando que la vida siga su destino. El elenco encuentra la textura perfecta para estos seres queribles y sin golpes bajos que nos van incluyendo a modo de confidentes atentos. Por último, la acertada iluminación termina por cerrar la atmósfera de estas “noches blancas”.


Azucena Ester Joffe y María de los Ángeles Sanz, Luna Teatral






Un hecho teatral sobresaliente

El trabajo de adaptación y dirección de Ariel Gurevich es el alma de esta producción.

En un prolijo y minucioso trabajo, Gurevich fue armando un texto delicioso, irónico, puro, lleno de sentimientos y emociones, que el estupendo elenco elevó y reforzó con sus interpretaciones.

Es de esas obras que uno no se cansaría de ver cada semana para recordar esas cosas que tiene el amor.

Nicolás Laplume, Musicales Baires





Delicada versión de la novela de Dostoievski, en la elaboración libre de Ariel Gurevich, quien además realizó el guión, donándolo de un estilo lingüístico (de palabras y de imágenes) de exquisita delicadeza, de dinámicos encuentros emocionales. “Las noches blancas”, delimita ese confín que es el no confín, porque siempre será el amor, movilizador, transformador de nuestro ser. Los tres actores: Nelson Rueda​, Esteban Masturini​ y Silvana Tomé​, espléndidos, con una rigurosidad y economía expresiva justa, con emoción, simpatía. Nelson Rueda, con miradas, silencios e intenciones de profunda intensidad.

Michelangelo Tarditti, Desde el pie




La atracción de lo imposible

El que le acercó la idea de adaptar el texto de Dostoievski a Gurevich fue Nelson Rueda, que tiene una probada experiencia en el género y aquí la hace valer. Esteban Masturini no se le queda atrás en esta experiencia, como lo hace Silvana Tomé en el rol de la portera española. Para los amantes del teatro musical y para los teatreros en general, un estilo diferente en una sala oficial. Combinación atractiva.

Susana Anaine, Tiempo de teatro




El amor y la soledad como problemáticas sociales

A la excelencia de Gurevich se suman los tres actores que se desenvuelven memorablemente, que atraen en todo momento y permiten que, en silencio, contemplemos tan bello trabajo artístico.

Mariela Gagliardi, Sabor a Teatro




Esta adaptación, hecha por Ariel Gurevich, acierta al sumar a los bellos textos canciones populares seleccionadas por Diego Vila, que convierten esta pieza rusa en una obra para disfrutar de principio a fin. Los tres actores logran actuaciones convincentes y dan fe de los años de oficio teatral que tienen. "Las noches blancas" es una obra que habla del amor, de ese sentimiento a veces inalcanzable y muchas veces idealizado, habla de soledades, del miedo a sentir y del valor a confiar que esta vez... será.

Sergio Celiz, La Mirada O




El sensible texto (palabras que deberían quedarse tatuadas en cada espectador) y dirección acertadísima de Gurevich en este mundo de pocos colores, diferentes amores y desencontradas sensaciones, hacen de la obra una completa paleta de matices en donde los tres actores sacan sus mejores armas para alimentarse entre sí y fagocitar al público con dedicación, prestancia y oficio. Los tres conforman un tándem necesario y predestinado a ocupar cada línea de esta vuelta carnero al corazón. Almas sensibles, no se la pierdan.

Guille Barrios, Chapeau Argentina






Esteban Masturini realiza una de sus mejores composiciones, balanceando fragilidad y resolución, y desenmascarando a su criatura través del canto.

Espectador Crítico de Musicales





Para saber cómo es la soledad

Una Silvana Tomé que hace suya la esperanza y la resignación en una actuación que la consolida.

ttps://medium.com/@Paratexto/crítica-teatro-las-noches-blancas-para-saber-como-es-la-soledad




Con brillantes actuaciones de Nelson Rueda, Esteban Masturini y Silvana Tomé; el anhelo del amor y la soledad son los ejes en torno de los cuales se construye un relato emocional, y que gracias a sus muchos méritos se ha convertido en una opción insoslayable a la hora de ir al teatro.

GiraBSAS










Ariel Gurevich despliega “Las Noches Blancas” en el Cultural San Martín

Nota de Analía Balian para Télam Audiovisuales









El deseo que no se puede reprimir y seres que aman en soledad

Ariel Gurevich hizo su versión sobre una obra de Dostoievski protagonizada por Nelson Rueda, Esteban Masturini y Silvana Tomé.

Nota de Carlos Pacheco en La Nación





“No importa el género, sino el amor”.


Las Noches Blancas, notable adaptación a la escena de Dostoievski. La puesta de Ariel Gurevich toma la novela publicada en 1848, pone como protagonistas a dos hombres y consigue que parezca contemporánea. “En la dramaturgia hay un juego con el tiempo que produce extrañeza”, dice la actriz Silvana Tomé que conforma el elenco junto a Nelson Rueda y Esteban Masturini.

Entrevista de Silvina Friera a los actores en Página 12





¿Dostoievski gay?

Entrevista de Dolores Curia a Ariel Gurevich en el suplemento Soy de Página 12




Las noches blancas en Musicales Baires con Elis García

https://www.youtube.com/watch?v=1Dy6DuU3-64








El amor de los tiempos violentos. La obsesión, de Dostoievski a Hugo del Carril

Una nueva dramaturgia en clave contemporánea y tal vez, atemporal. Una reelaboración libre para el teatro de Noches blancas que reproduce el esperado cruce de dos que están solos y esperan; dos que se han encontrado sin buscarse. Recuperamos pues a Dostoievski por el camino de este libre abordaje. Lo que prueba que las formas pasan; es la esencia lo que queda.

Luis Mazas, revista Veintitrés









Sinopsis


Un hombre vive en su departamento, retirado del mundo. Una madrugada encuentra un joven llorando en la calle y lo invita a subir. Afuera es verano y la ciudad está vacía. Noche a noche el muchacho volverá con una condición: que el hombre no se enamore de él. Tal vez sea demasiado tarde, el chico espera a una mujer, y en el edificio (y en la vida) del hombre también hay una portera. El inicio del día traerá otro desenlace, acaso inesperado. La mañana de la última noche coincide con el final de una ilusión.



Palabras de Ariel Gurevich


Cuando el actor Nelson Rueda me acercó Noches blancas para que la leyera, lo primero que visualicé fueron dos hombres en un departamento blanco. Como si los personajes del original, el solitario y Nastenka, fueran almas que pudieran transmigrar en este nuevo encuentro, que es a la vez el mismo, una vez y repetido, de todos los que alguna vez se quisieron. Y así las noches blancas, ese fenómeno donde desaparece el límite entre la noche y el día, la realidad y la ilusión, ese espacio encantado que la novela nombra como amor y que en la escena permite investigar las formas en que se mezclan y funden la novela y el teatro, el pasado y el presente, el recuerdo y su olvido. Y el amor como ideal. Eso que a veces nos encandila y aún en su decepción, nos hace volver a la parte más entrañable y reparadora de nosotros mismos.



Sobre Ariel Gurevich


Nació en Buenos Aires, en 1985.

Es egresado de Ciencias de la Comunicación (UBA) y Dramaturgia en la Escuela Metropolitana de Arte Dramático (EMAD).

Estudió piano con Diego Vila, poética con Alberto Muñoz y dramaturgia con Ricardo Monti.

Escribe poesía, teatro y desarrolla guiones para distintos realizadores.

Escribió junto a Santiago Loza la serie Doce casas, historia de mujeres devotas, producida por la TV Pública y Vasko Films. Algunos de sus textos fueron leídos en Club Cultural Matienzo, Centro Cultural Borges, La Casona Iluminada, Elefante Club de Teatro y Ciudad Cultural Konex.

Ganó una beca de Pro-Helvetia (Fundación Suiza para la Cultura), El Festival d’Avignon y la Bienal Arte Joven de Buenos Aires para participar en el Festival de Avignon 2015 en un seminario full time para directores, junto a 12 artistas internacionales.



Seré tu madre tranquila, es su ópera prima como dramaturgo y director, durante dos años. Esta obra participó del FIBA 2015 y realizó funciones en el teatro Solís de Montevideo. Le siguió este año Las Descamisadas, una gesta, en ElKafka Espacio Teatral. Esta obra le valió el Primer Premio del Concurso de Obras Inéditas de Teatro (Año 2015) que otorga el Fondo Nacional de las Artes. En junio de 2016 participó del Encuentro de Profesionales de la Escena en el Festival TransAmériques en Montreal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario