Drama Música Cine Arte Fotografía

Drama Música Cine Arte Fotografía
Rayo Verde Radio Rayo Verde Página Rayo Verde Blog

3 jul. 2015

Mujeres, frustración y hadas madrinas en Hawai- Sobre Aloha, de Cameron Crowe

En Aloha, estrenada en Argentina como Bajo el mismo cielo, Brian (Bradley Cooper), un ex militar frustrado, vuelve a Hawai, relegado a hacer un trabajo para el que se encuentra sobrevalorado, y ya nada es lo mismo. Debe adaptarse a los cambios provocados por el paso del tiempo asumiéndose como diferente y simultáneamente tiene que descifrar la manera de volver a encontrarse antes de seguir haciendo que la gente de su alrededor huya de él. 
   Cameron Crowe cuenta una historia donde mezcla astronomía, portales de tiempo, amor, familia y mistisicmo hawaiano con parámetros inesperados y con el particular estilo de nostálgica alegría que lo caracteriza. La historia donde un hombre hace un viaje frustrante que termina siendo revelador fue también una de los leitmotivs en Elizabethtown (Cameron Crowe, 2005). En ambas películas los protagonistas son completos inútiles que no pueden terminar de asumirlo, le rompen el corazón a una mujer y esa misma mujer es quien resuelve las nimiedades que ellos no pueden. En Elizabethtown, el viaje de Drew (Orlando Bloom) para despedirse de su padre muerto no podría haber sido posible si no hubiera aparecido Claire (Kirsten Dunst), la azafata que puede con todo (puede servir a gente en los aviones, puede pasear y hablar toda la madrugada, puede ir y volver, puede tratar con niños, puede hasta evacuar un incendio durante un homenaje al padre de Drew!). En Aloha, Alison (Emma Stone) puede ayudar a Brian a relacionarse con la nueva familia de Tracy (Rachel McAdams), su ex, puede hacerlo reir en los momentos más estúpidos, puede hacerlo bailar en una navidad que pasa con sus compañeros de trabajo, puede incluso convencerlo de usar herramientas que sólo él conoce para evitar la privatización de la exploración espacial. Cualquiera diría que en estas dos películas, las mujeres tienen en común que pueden resolver un montón de cosas salvo su relación con los hombres. De alguna manera, ellas pueden hacer cualquier cosa menos llamar la atención del hombre que desean. Sin embargo, las dos actúan como expertas cazadoras, a la espera del momento exacto de que su objeto de interés encuentre el minuto para fijarse en ellas. Son más felinas que ellos. Y están más atentas. Son cazadoras despreocupadas y hechiceras que pertenecen a otro espacio. Y también están solas y vacías, pero ese no es el punto.
Cameron Crowe inventa en Elizabethtown la categoría de persona sustituta: Claire es adorable, ella lo sabe, sabe que puede conquistar a Drew, que puede acostarse con él, pero eso no alcanza. También sabe que es la persona sustituta, que no es la chica que juega de titular, ella no vuelve locos a los hombres, no lo vuelve loco a él. Lo mismo pasa con Brian y Alison. Brian tiene la mirada puesta en aquello que está perdido: su ex novia y su nueva familia, haciendo un largo duelo que no puede empezar a formular. En Aloha la categoría es parecida, pero bajo el nombre de solteros juntos. Son las personas que no pueden comenzar una relación formal pero pueden estar juntos de alguna manera cercana, espiritual, física, pero no intensa. La razón por la que no pueden estar juntos es que no nacieron para eso. Por eso nunca se sabe cómo terminan… porque de alguna manera, todo se centra en el proceso y los caminos y sus bifurcaciones.


Repleta de nombres memorables que se conjugan en una actuación simpática y sencilla (Rachel Mc Adams, Bill Murray, Bradley Cooper, Emma Stone, Alec Baldwin, y muchos más), otra vez una película de Crowe que pasó desapercibida en los cines, musicalizada de la manera en que sólo él sabe hacerlo, y que logra un estilo de diario íntimo visual, con imágenes nostálgicas en material fílmico que describen un pasado esplendoroso pero que no deja de ser pasado.  

Lucía Luna






No hay comentarios:

Publicar un comentario