Drama Música Cine Arte Fotografía

Drama Música Cine Arte Fotografía
Rayo Verde Radio Rayo Verde Página Rayo Verde Blog

12 mar. 2018

Sábados 20 hs - CLARA, una comedia de Sofía Wilhelmi en el Camarín de las Musas


CLARA 
una comedia de Sofía Wilhelmi
  
Entre el thriller, la comedia y el romance en 2001.
Nada es lo que parece. Todos somos abrumantes y desesperados.

Actúan: Javier Pedersoli, Agustín León Pruzzo, Ezequiel Tronconi, Francisco Prim y Claudio Mattos

Fotografía: Malena Martinez Riva
Diseño gráfico: Petre
Diseño de espacio: José Escobar
Vestuario: Marina Claypole
Diseño de luces: Diego Becker
Asistente de dirección: Natalia García
Dramaturgia y dirección: Sofia Wilhelmi

Este espectáculo cuenta con el apoyo de Proteatro

Reestreno tercera temporada 2018: viernes 12 de enero 22.30 hs. 
FUNCIONES: SÁBADOS 20 HS. 
 Duración: 90 minutos


EL CAMARÍN DE LAS MUSAS
Mario Bravo 960
Reservas e informes: 4862-0655
 Entradas: $280 y $230 (estudiantes y jubilados)
Contacto FB: @clarateatro
  
DIJO LA PRENSA:

¡Qué buena obra! Nos matamos de la risa. Qué bien escrita y los actores, estupendos. La verdad es que la disfruté muchísimo, hacía mucho que no me reía tanto! Los felicité a uno por uno
Gabriela Acher

No se la pierdan, es genial y el elenco maravilloso!!!
Teresa Costantini

 Anoche vi Clara de Sofía Sofia Wilhelmi en El Camarín de las Musas. Comedia desopilante, entretenida y muy bien actuada por 5 hombres. 90 minutos de disfrute
Marcelo Zlotogwiazda

MUY BUENA. El humor como estrategia
Sofía Wilhelmi decide, y muy acertadamente, confeccionar un thriller cargado de conflictos, pero con una buena cuota de humor que le permite abordar temáticas álgidas sin perder la gracia ni a la platea que ríe apenas iniciada la función. En esta nueva propuesta, y sin abandonar la crítica social, incorpora al humor como pieza fundamental, y el resultado es acertado: logra mostrar el costado más vil del ser humano, abordar la muerte y la sed de revancha como tópicos, las falsas apariencias y la inseguridad de nosotros mismos sin abandonar ni un instante la chispa y la frescura. La historia se desarrolla con mucha agilidad y eficacia, pero son las actuaciones -Claudio Mattos realmente hace un trabajo notable- y la precisa dirección de Wilhelmi lo que termina por hacer de Clara una gran propuesta.
Jazmín Carbonell, La Nación

Un thriller que sale del placard
Es una obra hilada en detalles de personaje con lenguaje comprometido en giros y de construcción crítica, que mueve en completa dinámica sus intrigas y plantea sus conflictos coyunturales e individuales hasta su sorprendente resolución.
Juliana Corbelli, Tiempo Argentino

Nada ni nadie son lo que parecen
Todo un desafío para los cinco actores, porque el texto parece escrito para que ellos brillen, para que se ubiquen en primer plano, sin que ningún otro elemento compita con ellos. Y lo que les toca actuar no es fácil: están obligados a sostener la atención y la tensión de una única circunstancia que es álgida, pero al mismo tiempo deben lanzarse a buscar la risa y la complicidad del público. 
 María Daniela Yaccar, Página 12

MUY BUENA. Una comedia almodovariana. Historia para reír y pensar
Una historia para reír y pensar.  Humor inteligente, sutilezas de thriller, diálogos vivos y actuales, ritmo vaudevillesco son algunas de las características de esta singular creación de Sofía Wilhelmi, que ratifica las condiciones que ya exhibía en la bienal de arte joven hace más de tres años con aquella Baby Call, que como Clara, destilaba absurdo y disparate. Desopilante comedia negra con un humor almodovariano que Sofía Wilhelmi sabe manejar muy bien. Destacada actuación de Claudio Mattos y un eficiente grupo de actores.
Isabel Croce, La Prensa

Un closet lleno de sorpresas
Clara vuelve al escenario del corralito de 2001,  de manera oportuna, graciosa y efectiva. Cómo una obra sobre un tema serio como una enfermedad fatal se torna en una comedia hilarante y un apasionante thriller? Clara lo hace posible con un trabajo que propone un teatro singular mezclando géneros y pensamientos provocadores al mismo tiempo. Puede ser definida como una comedia negra y en algunas escenas puede recordar alguna la filmografía de Alex de la Iglesia, pero en realidad es difícil clasificarla, teniendo en cuenta el triste y trágico desencadenante del conflicto, no solo por la perspectiva íntima, sino también por la mirada social. El elenco es maravilloso cada uno desde su personaje. Wilhelmi logró una muy efectiva producción con diálogos ágiles y graciosos, para que crezca el suspenso y un excelente ritmo. Hace que los espectadores se rían a carcajadas  mientras se mantienen al borde de sus asientos y, al mismo tiempo, lucha contra la caída en el olvido de una situación social crítica que no está tan lejos de nuestro presente.
Victoria Eandi, Buenos Aires Herald

 El quinteto de la muerte
La obra de Sofia Wilhelmi parece reírse de todos y de todo, pero (no es poco importante, y no está de más aclararlo) también hace reír a todo aquel que la ve. Hay 2001, crisis, identidad sexual, pero en Clara lo que me más hay es comedia farsante de la mejor. El éxito del mecanismo teatral que es Clara descansa en la distancia absoluta respecto de los personajes: todos cuentan con la dosis de miserabilidad suficiente como para que sea imposible identificarse con alguno. Clara tiene un tono festivo que barre con cualquier ínfula de retrato sociológico, con cualquier afirmación generalista del tipo “los argentinos somos esto”. El 2001  y la historia de venganza parecen ser apenas insumos de un teatro que trabaja las modalidades de la farsa y se divierte con esa comedia exagerada de secretos, miserias y fracasos, invitando al espectador a compartir un placer casi de entomólogo.
Diego Maté, Haciendo Cine


 Sandra Commisso recomienda Clara en Vamos al Teatro en Clarin.com


Matar y morir en el neoliberalismo
Clara será esa herida primera que da origen a la comedia. Si todo humor que se muestre sustancioso esconde un dolor que ha mutado o que encuentra formas descabelladas de transitarse, en la dramaturgia de Sofía Wilhelmi la fatalidad genera comportamientos tan hilarantes como desesperados. En este mundo de hombres va a ocurrir la farsa. Los actores tienen una destreza y una mecánica de conjunto tan exacta como un  parque de diversiones que no deja de brindar sorpresas y replicas que parecen competir por la osadía mayor. La risa se expande y jamás se agota.
Alejandra Varela, Las 12, Página 12

La trama es sólida, pero mucho más sólida es la articulación de cada escena, así como las actuaciones, que hacen que la comedia funcione como tal. La trama del secuestro se combina además con la de la vocación de Abel por la actuación y con las diversas tramas amorosas y orientaciones sexuales más o menos negadas o abiertas. Con gran inteligencia, la escenografía fue configurada como una serie de roperos que proveen las puertas de entrada y salida que necesita toda buena comedia, y que a la vez funcionan como metáfora material de las orientaciones sexuales, ya que los personajes entran y salen sucesivamente de los roperos.
Ramiro Setton, revista Otra Parte


 Divertida, crítica y de buen gusto
Una fila de roperos idénticos pero diferentes que mutan rápidamente para distintos usos: contundente escenografía sintética de José Escobar. Luego la obra. Clara es una comedia negra que bien podría ser una película de acción sobre venganza y desesperación. Otra vez Sofía Wilhelmi nos demuestra que una mujer también puede hablar de médicos corruptos, secuestros y violencia con humor, sarcasmo y una opinión genuina sobre temas no tan abordados en el off. Con un fuerte clima cinematográfico, nos lleva a un Tarantino mezclado con Szifron para terminar hablando del amor. Actuaciones excelentes, transitando situaciones hilarantes, los roperos funcionan como una metáfora muy simpática y acertada sobre la salida del closet y sus diferentes estados. La platea se conecta con la comedia y aventura y hace del acontecimiento teatral un ida y vuelta muy disfrutable. Sin dudas Wilhelmi es una talentosa directora de actores y puestista, que logra una fluidez imparable; obra a obra madura de un modo brillante. Una pieza que dialoga con el espectador más idóneo y también con el que busca entretenimiento.
Maruja Bustamante, actriz, dramaturga y directora, en El Crítico Invitado, La Nación


Escrita y dirigida por Sofía Wilhelmi, Clara,tiene una larga cantidad de aciertos festejables. Podría enumerarlos, enlistarlos. Pero si algo arrasa con todo intento de racionalización de las herramientas que están funcionando en el texto, la puesta en escena y la dirección, eso es la risa que produce en el público. Una risa que sube, baja y –por momentos– tapa todo. Brillantes actuaciones y un inmenso reconocimiento al texto y dirección de la única mujer, junto a la asistente Natalia García, en todo este entramado, una que sí existe y no es personaje: Sofía Wilhelmi.
Leticia Martin

La clásica comedia de puertas aquí deviene en comedia de placard, de la mano de José Escobar  y su escenografía, y que juega con la metáfora de "salir del closet" y una reafirmación que evidencia el tiempo y todo lo que se ha construido alrededor de la imagen de la homosexualidad en 16 años. Este universo de lo masculino, que lleva al borde los estereotipos acentuándolo en cada gag, le permite poner en la mesa temas de mayor importancia parando a sus protagonistas con sorna frente las sentencias más terribles.
Mara Teit, Llegas a Buenos Aires

 Un thriller, una comedia de enredos, una puesta divertida e interesante
El Camarín de las Musas ofrece entre su variada cartelera una puesta que posee dos características que lo constituyen en una buena performance teatral: un texto interesante, y un muy grupo de actores que lo llevan adelante con talento. Todo atravesado por un ingrediente necesario para el género, el humor, que va desde la confusión hasta la necesidad de resolver con una salida inesperada. Desde allí la crítica feroz a la medicina, a los resortes de la inseguridad, a la falsedad de principios, y en un acto metateatral, al oficio de actor.
Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz, Luna Teatral

Ansias descontroladas. Sofía Wilhelmi regala una joyita al teatro off porteño
Wilhelmi  creó y dirigió esta historia fresca, atrapante, divertida y con suspenso, que apenas iniciado el conflicto mantiene en tensión al público El elenco es estupendo y realiza un excelente trabajo físico y coreográfico con acertadas interpretaciones. Clara permite disfrutar de talentosos actores en una creativa pieza con muy buena dramaturgia.
Cristian A. Domínguez, Martin Wullich

  Sentimientos a flor de piel
La dirección de Sofía Wilhelmi crea un suspenso lleno de confrontaciones, pero con una buena cuota de humor que te reís con cada escena y el resultado es ingenioso: temas como la medicina, la inseguridad,  los códigos que tenes como persona, el oficio del actor y la compasión con el otro.
Antonella Sanchez Cortez, Espectáculos de Acá
  
Wilhelmi consigue crear un universo muy rico y verosímil para estos personajes y muestra su habilidad como dramaturga de construir un relato sostenido lleno de gags y momentos memorables que va agravándose a medida que avanza.La escenografía, un enorme ropero, funciona como metáfora de la obra en sí misma y resulta un dispositivo ingenioso a modo de puerta giratoria para el ingreso y egreso de personajes. El elenco íntegramente masculino demuestra gran soltura en el escenario, consiguiendo subirse a la cresta de la ola para contar con buen ritmo y humor esta historia. “Clara” es una gran obra que vale la pena ver, en donde nada es lo que parece, donde parece que se nos está contando algo pero estamos viendo otra cosa impensada; donde las contradicciones humanas están a la vista y a flor de piel, pero también donde el espectador podrá reírse sin culpa y sobre todo, sin prejuicio, y es quizá eso último lo que termina por engrandecer esta comedia.
Emilio Zineron para Eclécticamente Arte

Clara propone un thriller episódico con similitudes al vodevil, los personajes que entran y salen para empeorar aún más la situación bajo el nombre de un personaje que jamás aparece en escena. El humor inunda todos los diálogos, esto permite que los personajes muten hacia lugares increíbles, llevando al público a carcajadas impensadas y resoluciones absurdas.
Arturo LeBranca, revista Meta

 Llena de humor, la obra descoloca al público constantemente, es un espejo del mundo, con sus excentricidades, lo absurdo y lo paradójico. Clara se caracteriza por lo inesperado y lo impensable, pero entre risas y macetas que se rompen, surge la pregunta: ¿cuánto estás dispuesto a hacer en nombre del amor?
Nuria Gomez Belart

Todo por ella
Los cinco personajes en escena, están muy bien interpretados. Los noventa minutos que dura la obra, mantienen al espectador en vilo, ya que no es predecible el camino que van tomando los personajes en la historia. Desde el humor la obra toca temas sensibles culturales, por un lado el momento histórico en donde está situada la historia (época de corralito) hasta el tema de la homosexualidad y la discriminación.
Merceces Selmi, Espectáculos de Acá

Sofia Wilhelmi, construye una trama estupendamente elaborada, poniendo sobre el tapete temas muy fuertes, como el de la homosexualidad, la discriminación, la salud como negocio y la doble personalidad que tienen muchas personas, con un lado bueno que exhiben a los cuatro vientos, ocultando ese costado non sancto, que todos los seres humanos tenemos. Clara es una de esas obras que además de sorprender al público y mantenerlo atento en todo momento, es de aquella piezas, que el espectador no quiere que se acabe nunca, ya que la disfruta enormemente.Estamos en presencia de una estupenda obra del off, un libro creativo e inteligente, que con mucho humor se anima a plantear temas profundamente arraigados en nuestra sociedad actual y lo hace sorprendiendo en todo momento,  de la mano de este talentoso grupo de actores reunidos.
Javier Rosso, Pensador Teatral

Dinámica y en constante ebullición, Clara es la sorpresa del teatro alternativo en donde no sabés como público para donde disparar... o si el disparo te llega a vos...
Pocas veces uno puede sorprenderse tanto como con Clara. No se la pierdan...
Guille Barrios, Chapeau Argentina

 Clara es un éxito teatral absoluto, sin lugar a dudas. Una obra permanentemente ágil desde el texto y la actuación. El espectador se ve identificado con la trama de una situación que vivió, la vive y seguramente la vivirá. De ahí el éxito, de ahí la atención permanente en los variados y acertados " vuelta de rosca" que Clara nos ofrece. Es sin duda una de las mejores puestas que hoy está sobre las tablas y por ende vale la pena ver. Su permanencia y a sala llena afirman tal éxito.
Sergio Di Crecchio, Hendidura Teatral

Clara, ¿cuál es tu límite?
Clara es una obra que constantemente sorprende. Todo el tiempo, lo que menos esperaba, pasaba. Los personajes llegan a puntos límites que yo, que soy re-ansiosa y tengo como mala costumbre querer adivinar los finales, tuve que entregarme y dejarme llevar por sus idas y vueltas, giros y enrosques. Y lo hice disfrutándolo mucho.  Me encantaron los personajes, sus características, como estaban construidos. Juntos conjugan una sinfonía de personalidades que abarcan todos los matices.  Me gustó mucho también la puesta en escena. Atmósferas que invitan a reflexionar desde el humor sobre temas trascendentales como lo que produce el Poder en una persona; sobre el prejuicio social (aún hoy) frente a la homosexualidad; sobre cuáles son los límites morales de cada uno, entre muchos otros.
Victoria Giunta, La Palestra

 Secuestro, extorsión, homosexualidad, discriminación, codicia, falsas apariencias, neurosis, villanía y mucho más forman parte de este thriller explosivo y pleno de humor que mantiene en vilo al público hasta el final. Brillantes actuaciones que bajo la eficaz dirección de Sofía Wilhelmi nos ofrecen esta propuesta con mucha frescura, ritmo y, lo mejor, con una gran crítica social a través de un humor inteligente. Vayan a verla y pasarán 90 minutos a pura carcajada.
Sandra Paul, Teatro y Otras Yerbas


Laura Cymer recomienda Clara en el sitio  de Marcela Coronel

Desopilante obra de y dirigida por Sofía Wilhelmi. Felicitaciones para todos los actores
Edda Díaz

Clara entrega la sospecha de una fatal reiteración del tiempo argentino. La obra, ambientada en 2001, es una contra-odisea del eterno retorno que conviene ver en este 2017 porque despuntan las mismas cerrazones, la misma presión retrógrada del ambiente. Sí, hay que verla, reírse a carcajadas y después preguntarse si solo somos capaces de repetir lo peor.
Vicente Muleiro

 Excelente. Muy buenas actuaciones, dramaturgia y dirección. Si está ubicada en el 2001, también puede ser ahora. Pudimos reírnos a pesar de lo dramático de la situación. Y no faltaban condimientos teatrales, teatro dentro del teatro (el imperturbable aspirante a actor recitando Hamlet y Macbet), los gags como Los tres chiflados (siempre rompen una vasija en la cabeza de un otro).
Marita Foix

Es un disparate y no lo es, con un ritmo dinámico, vertiginoso, nos hace cómplices de las decisiones de los personajes. Con humor atrevido, ácido, muy inteligente, burlón, se despliega el deseo y sus posibilidades donde lo correcto va desintegrándose, para nosotros mismos, en luchas internas que vamos perdiendo una a una en una trama que no nos espera.  Excelente texto y dirección y excelentes actuaciones.
Patricia Aschieri,  Comentarte y Teatro del Mundo
  
Entrevista Sofía Wilhelmi, Francisco Prim y Javier Pedersoli en La García, sitio de Mariana García por Mariana Collante

Abrir puertas y placares
Escrita y dirigida por Sofía Wilhelmi, con sólidas actuaciones de cinco actores de reconocida trayectoria, Clara presenta un drama en clave cómica, suerte de hilarante thriller y vodevil sobre un viudo que secuestra al médico que se negó a salvar a su esposa en plena crisis de 2001. Secuaces de medio pelo, embrollos insólitos y giros inesperados completan un espectáculo que invita tanto a la diversión como a la reflexión.
Entrevista de Guadalupe Treibel en Radar, Página 12

 Temblar, dudar, asustarse y conmoverse en vivo
El thriller es la nueva estrella de las artes escénicas; cada vez más creativos lo abordan, con el beneplácito de los espectadores, que optan por entretenerse y pensar con el suspenso.
Nota de Jazmín Carbonell, La Nación


”Generalmente trabajo desde el humor, me es difícil hacerlo desde otro lugar”
Sofía Wilhelmi habla con Javier Erlij en radio Cítrica


Sobre Sofía Wilhelmi
Nació en 1983 en Lima, Perú. En 1986 se radica en Buenos Aires. Egresada del Conservatorio Nacional. Actriz, directora, escenógrafa y dramaturga.
En 2013 estrenó, con el apoyo de La Bienal de Arte Joven de Bs As, Baby Call, que fue programada en el Festival de Rafaela y formo parte de los programas Formación de Espectadores y Carrusel.
Fue nominada como revelación femenina a los premios Trinidad Guevara 2015.
En 2014 fue becada para representar a la Argentina en el Foro Internacional del Theatertreffen en Berlín. Al año siguiente fue nuevamente becada para realizar una pasantía en la Schauspielhaus Hamburg.
En 2016 estrenó: Un nuevo continente, de su propia autoría; Toda la verdad sobre la vida y la muerte de Kurt Cobain, del autor rumano Peca Stefan, dentro del Festival de Dramaturgia E+A; y Clara, también de su propia autoría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario