Drama Música Cine Arte Fotografía

Drama Música Cine Arte Fotografía
Rayo Verde Radio Rayo Verde Página Rayo Verde Blog

17 ago. 2016

EL AMOR ES UN BIEN. A partir del Tío Vania, de Chejov. De Francisco Lumerman. En Moscú, teatro escuela.

Foto: Laura Mastroscello


Sonia y su tío Iván viven en Carmen de Patagones, un pueblo al sur del país. Tienen un hostel en el que viven y trabajan, y además ensayan para sus recitales. El único huésped se llama Pablo, un médico joven que no sabe hasta cuándo va a quedarse.

Con la llegada del padre de Sonia, Alejandro, y su nueva mujer, Elena, la convivencia empieza a incomodar.

Cinco vidas a la deriva entre canciones, dulces caseros y fracking; y una pregunta implícita: ¿Pueden hacer otra cosa? ¿Podemos hacer otra cosa del mundo?



Actúan: Manuela Amosa, José Escobar, Diego Faturos, Jorge Fernandez Roman y Rosario Varela.
Diseño de muebles: Gonzalo Córdoba Estévez
Diseño de luces: Ricardo Sica
Diseño gráfico: Martín Speroni
Fotografía: Omar Oporto . Laura Mastroscello - Nacho Yuchark
Prensa: Carolina Alfonso
Producción ejecutiva: Zoilo Garcés
Asistencia de dirección: Ignacio Gracia
Dramaturgia y dirección: Francisco Lumerman



Funciones: sábados 20.30 hs y domingos 18 hs.


Duración: 80 minutos.

MOSCÚ TEATRO

Camargo 506, Villa Crespo

(011) 2074 3718 - moscuteatro@gmail.com

Entradas: $ 160/ $ 120



DIJO LA PRENSA EN 2015:

El amor es un bien fue destacada entre las mejores obras 2015 por el diario La Nación, por los periodistas Alejandro Cruz, Pablo Gorlero y Moira Soto y Daniel Gaguine en su blog El Caleidoscopio de Lucy destacó la labor de José Escobar entre los mejores del año.

José Escobar fue nominado por su trabajo por los premios Trinidad Guevara.

En marzo de 2016 la obra participó del Festival de Novísima Dramaturgia, dirigido por Ricardo Dubatti en el Centro Cultural de la Cooperación y de la Selección de obras CABA por el INT, Fiesta del Teatro 2016.

En julio de 2016 participó del Festival de Rafaela.



La espera sin esperanza en un espectáculo excelente

El espacio de Moscú Teatro es de dimensiones reducidas, por lo tanto los intérpretes están a centímetros del espectador, de tal forma que la entrega de cada uno de ellos tiene que ser muy a fondo para que no se vean las costuras. Y lo logran con creces. Los personajes de Chéjov, que son también los de Lumerman, exponen sus conflictos con una carga de verdad tan fuerte, que el mismo Chéjov los hubiese aplaudido de pie. En ese sentido hay que reconocer que tanto la dramaturgia, como la puesta en escena de Francisco Lumerman, resultan profundamente chejovianas. Chéjov suele rematar con pausas los momentos más dramáticos. En las obras del gran dramaturgo ruso el silencio habla. El ritmo que surge de las impecables actuaciones de Manuela Amosa, José Escobar, Diego Faturos, Jorge Fernández Román y Rosario Varela no sólo toma en cuenta esas pausas cargadas de sentido, sino que además construye una musicalidad que acompaña al espectador durante todo el espectáculo.

“El amor es un bien” es uno de los grandes espectáculos de nuestra cartelera del teatro independiente. Perdérselo es un innecesario daño contra uno mismo.

Osvaldo Quiroga


https://www.facebook.com/refugiocultura/posts/596609653850632:0



Muy buena. Un Chejov actual y fresco.


Francisco Lumerman se lanza a dirigir con un ojo preciso para dar lugar a un drama, de esos que duelen, que devastan. Es una obra con un texto riquísimo y contundente. Las actuaciones, por su parte, son maravillosas. Una mejor que la otra, tan bien dirigidas que se lucen de manera ejemplar. José Escobar, en la piel de Iván, ese tío Vania, es implacable, con una sensibilidad que atraviesa a cada uno del público. Una maravillosa manera de acercarse a Chejov, actual, fresca, pero que conserva ese grado de humanidad extrema que nos asegura que aunque el entorno cambie las cosas esenciales trascienden todas las épocas.

Jazmín Carbonell, diario La Nación

http://www.lanacion.com.ar/1815491-un-chejov-actual-y-fresco



Cada uno, además cuenta una historia. Una historia que no pertenece al universo planteado, que, tal vez, lo que hace es sumar una instancia poética, además de la narrativa. Como un preciso mecanismo de relojería, juegan a tensar y a destensar. Proponen combinación de ritmos y oscilación entre la angustia, la risa, el patetismo, en fin. Francisco Lumerman lleva adelante una deliciosa dramaturgia y una dirección impecable. Manuela Amorosa, José Escobar, Diego Faturos, José María Marcos y Rosario Varela construyen sus personajes con una calidad inefable, en un momento en el muchos desconfían hoy de la categoría de personaje. El amor es un bien, es una verdadera belleza, una obra para conmoverse y disfrutar. Y para volver a valorar el incalculable bien que hacen los buenos actores a nuestra escena.

Mónica Berman, Máquina de Escribir

http://amonicaberman.blogspot.com.ar/2015/10/el-amor-es-un-bien.html



La puesta es simple pero contundente. A través de los 5 personajes encontramos la soledad, la búsqueda del amor, la desilusión. Todos cuentan al público qué es el amor en un monólogo separado de la obra. Los actores transmiten todos los sentimientos y facetas de sus personajes. Una verdadera joyita en Moscú teatro, un espacio pequeño donde se gesta algo tan sensible, humano y conmovedor que engrandece el teatro nacional.

Marcela Coronel, Lo mejor del teatro en un solo sitio

http://marcelacoronel.com/2016/06/03/el-amor-es-un-bien-a-partir-de-tio-vania/




Sandra Commisso recomienda El amor es un bien en Vamos al Teatro Clarín.com

http://www.clarin.com/extrashow/teatro/vamos_al_teatro-si_no_te_veo_felices_fiestas-el_amor_es_un_bien_0_1630037118.html




Esta nueva versión de la obra de Chejov reconstruye con naturalidad sus personajes, pero también guarda una respetuosa y actualizada fidelidad con el texto original. Se trata, sin duda, de un homenaje. El amor es un bien narra en tiempos actuales los mismos interrogantes de entonces: el amor, los desencuentros, el egoísmo, la ambición, el escurridizo sentido de la vida. Lumerman crea una obra profunda y entretenida que puede ser vista por un público amplio que no necesariamente tiene que haber leído a Chejov.

Natalia Zito, Leedor.com



http://leedor.com/2016/07/28/el-amor-es-un-bien-version-libre-de-el-tio-vania-de-anton-chej/




La vulnerabilidad de estos personajes es enorme. Además, la cercanía entre los actores y el público se convierte en un regalo: su exposición sostiene el clima y ofrenda la intimidad familiar, sin posibilidad de no ser afectado.

Sofia Alemán, Artes Escénicas


http://artesescenicas.sociales.uba.ar/2016/08/01/el-amor-es-un-bien-por-sofia-aleman/





Patagonia chejoviana. El minimalismo de la puesta en su escenografía y objetos brinda una fortaleza mayor a los climas y las palabras. Es el axioma “menos es más” llevado a su máxima expresión, con los mejores resultados. El texto es revitalizado en su nueva forma de contar lo ocurrido y ubicarlo en este tiempo. En lo que actuaciones se refiere, dentro de un elenco sólido que responde a lo requerido, se destaca José Escobar que dota a su tio de sensible credibilidad en sus vaivenes emocionales. “El amor es un bien” es una muy buena excusa para apreciar, no solo la gran escritura de Chejov sino el muy buen trabajo de Francisco Lumerman para reverdecer los laureles de un clásico, ubicándolo en la Patagonia sin perder nada de su esencia.

Daniel Gaguine, El Caleidoscopio de Lucy

http://elcaleidoscopiodelucy.blogspot.com.ar/2015/09/el-amor-es-un-bien-teatro.html



Muchos cambios en una puesta minimalista que con pocos elementos, propone centrarse en la actuación para contar este entramado de vínculos humanos. Recomendamos la puesta para todo el que quiera acercarse a este gran autor ruso, ya que Lumerman le aporta una simpleza que definitivamente acerca a los espectadores a la pieza para lograr entender cómo los clásicos son clásicos porque siguen hablando con la misma puntería de las personas hoy en día igual que a principios del siglo pasado.

Marina Cepi, Farsamag

http://farsamag.com.ar/el-amor-es-un-bien/



Lazos de sensaciones. Tensión y sentimientos afloran a partir de "Tío Vania" de Chéjov. Hay gran compromiso en la composición de los roles. Rosario Varela juega fuertemente su papel con el deseo de superarse, transmite las cuestiones pasadas y se involucra en el personaje con marcada pasión. José Escobar compone al tío que busca su rumbo, explorando y exteriorizando sentimientos y broncas que hace propias e impactan en la platea. El espectador se va involucrando en la historia sin distraerse, cuestionándose y replanteándose, dejando escapar todo aquello que está reprimido, disfrutando sentimientos que llegan al corazón.

Sergio Boaglio, Martín Wullich

http://martinwullich.com/el-amor-es-un-bien-lazos-de-sensaciones/



El texto es de una belleza singular y de mucha sensibilidad. Los espectadores se sentirán identificados con algún fragmento de la pieza teatral, ya que habla sobre cuestiones propias de las personas: el amor, la familia, los sueños, el talento, los problemas cotidianos, etcétera.

El elenco es muy sólido y parejo. El amor es un bien demuestra que con un texto rico y unas perfectas actuaciones se puede obtener una pieza teatral que vale la pena ver, disfrutar y reflexionar.

Candelaria Monzón, GeoTeatral

http://www.geoteatral.com.ar/nota/elamoresunbien-critica



Chejov en Patagones

Impecable adaptación de Francisco Lumerman, quien toma de la estructura original el conflicto universal y lo transforma en un retrato local y reconocible. Lo que vuelve original a la obra es el espacio breve y cercano que construyen los actores. Así dispuestos, estos cinco personajes, tan cercanos entre sí y con el público, parecen jugar un ajedrez en un tablero no del todo delimitado. Más que la adaptación de un clásico, El amor es un bien es una obra que interpela al que escucha y mira; y si logra esa identificación es porque las actuaciones son tan reconocibles, cotidianas y reales. Porque, en algún momento, el espectador advierte que el tablero se corrió de lugar sólo para mostrar que las preguntas exceden a los personajes, y que la mayoría de las respuestas son parciales e inciertas. Es entonces cuando las luces se apagan, toca aplaudir y entender que si el teatro tiene algún sentido es el de conmover.

Ingrid Sarchman, La Agenda

http://laagenda.buenosaires.gob.ar/post/145325126095/teatro-chejov-en-patagones



¿Será posible amar?

Si el Tío Vania de Chejov tiene como tema central el deterioro de la vida, pues esto ha sido fielmente transpuesto por la dramaturgia de Lumerman intuyendo desde el inicio las penurias personales de cada personaje y sus sentimientos de hastío diario. Lo que redime a estos personajes del hastío chejoviano es un humor actual y renovado que le da una lavada de cara al Tío Vania y hace de El amor es un bien una obra necesaria. El hartazgo y el fastidio se apoderan de la trama y solo un juego de tensión y distensión entre la angustia y la risa revitalizan el drama expresado. En este contexto, tan posible como terrible, ¿será posible amar?

Lucila Da Col, Arte Críticas

http://www.artecriticas.com.ar/detalle.php?id=634&c=4&t=1



Corazón moscovita. El elenco mantiene organicidad coral asumiendo las fracturas impuestas desde la dirección al verosímil para explorar una teatralidad próxima y despojada que se permite dialogar con el público, generando una poética intimista donde somos, por momentos, una suerte de confesor de sus desvelos.

Macarena Trigo, Me cago en la Bohemia

http://mecagoenlabohemia.blogspot.com.ar/2015/07/corazon-moscovita.html




El amor es un bien conmueve por la profundidad del texto y la sensibilidad y fuerza de sus cinco intérpretes. La obra de Lumerman honra la salubridad de los lazos humanos, así como la función vital de los saludables vínculos familiares, al tiempo que despliega con suma potencia los anhelos y necesidades vitales de los seres humanos.

Paola Jarast, revista Meta

http://www.revistameta.com.ar/archivos/11128





Para alguien acostumbrado al circuito de teatro comercial, haber descubierto el llamado "off" hace no demasiado tiempo es la felicidad absoluta. La magia, la sorpresa, el talento cara a cara... A ese encanto se le suma que muchas funciones son en horarios maravillosos, los domingos temprano, a la tarde, por ejemplo. Hoy fuimos a ver "El amor es un bien" de Francisco Lumerman. Una grata sorpresa. "Pinta tu aldea y pintarás el mundo" dice el proverbio. La aldea de esta obra es incómoda y hasta asfixiante pero no por ello carece de encanto. Los sueños, la soledad, la esperanza de una vida mejor y el deseo son algunos de sus condimentos. Nos encantó.

Valeria Schapira




Cada actor se luce en su más pleno desempeño junto al manejo de su cuerpo que acompañado de un texto muy bien resuelto llevan las características de roles bien establecidos.

Maria Riccheri, Periódico El Duende



Me interesó mucho esta versión libre de Tío Vania que escribió Francisco Lumerman (es osada y respetuosa, una combinación muy pero muy afortunada) También es muy atractiva la concepción del espacio, la escenografía. El trabajo de José Escobar es absolutamente maravilloso, me emocionó mucho verlo... es un actor que me encanta, muy generoso pero que en esta obra está especialmente increíble. Y mi descubrimiento: Rosario Varela (pura entrega y corazón) y Jorge Fernández (es buenísimo) Gracias Diego Faturos que siempre estás genialísimo en todo.



Heidi Steinhardt



La actriz Iride Mockerdt recomienda El amor es un bien en el sitio de teatro de Marcela Coronel

http://marcelacoronel.com/2016/07/05/iride-mockert-elige-una-obra-para-que-veamos/

La actriz Ingrid Pellicori recomienda El amor es un bien en el sitio de Marcela Coronel

http://marcelacoronel.com/2016/07/10/ingrid-pelicori-elige-una-obra-para-que-veamos/

Claudio Tolcachir recomienda El amor es un bien en el sitio de Marcela Coronel



http://marcelacoronel.com/2016/06/28/caudio-tolcachir-elige-una-obra-para-recomendarnos/




Marina Bellatti recomienda El amor es un bien en el sitio de Marcela Coronel



https://twitter.com/marcelacoronel/status/759486171961495552




Actuaciones conmovedoras. Texto profundo. Una dirección sensible...Una obra inolvidable.

Pablo Culell




Una obra que me sorprendió. Cuando pensas que las miradas sobre Chejov están agotadas, aparece esta obra que pone luz sobre este autor maravilloso y tantas veces contado. Esta obra es un gran ejemplo de cómo se puede tener una mirada contemporánea sobre un material, sin traicionarlo, conservando en este caso el espíritu chejoviano, pero sin ningún cliché. Ambientada en Carmen de Patagones y son personajes decididamente reconocibles. Todo el elenco actúa con una sensibilidad extrema y tan cerca de nosotros que casi no dan ganas de abrazar a ese inolvidable Tío Vania que interpreta José Escobar.

Juan Parodi en Planeando sobre BUE



Osvaldo Quiroga recomienda El amor es un bien en Otra Trama, canal 7

Una obra de teatro que me gustó muchísimo. Grandes actuaciones. Muy buen trabajo de arte en Moscú.



https://www.youtube.com/watch?v=08u7Pfej388&feature=youtu.be




El amor es un bien (profundamente conmovedora)

Mónica Berman, Máquina de Escribir

http://amonicaberman.blogspot.com.ar/2016/07/festival-de-teatro-de-rafaela-2016.html?m=1



Una historia sencilla que realza las actuaciones y conmueve

Julio Cejas, Página 12

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/10-39435-2016-07-14.html



El amor es un bien es de lo que más gusto en el Festival de Rafaela

Julieta Zeta, Farsamag

http://farsamag.com/rafaela-una-explosion-teatral/



Cuando el amor es una locura descontrolada

Una puesta de emociones fuertes, que cautivó a los espectadores

Emilio Grande (h), diario La Opinión, Rafaela

http://diariolaopinion.com.ar/noticia/154698/cuando-el-amor-es-una-locura-descontrolada



Imborrable y edificante versión de Tío Vania, de Chéjov, dirigida por Francisco Lumerman

Miguel Passarini, diario El Ciudadano, Rosario



http://www.elciudadanoweb.com/bella-y-edificante-idea-de-felicidad/





Pueblo versus ciudad, en escena

Atrás quedaron las obras sobre familias urbanas disfuncionales; hoy en el off la mirada se dirige hacia la vida en el interior.

Nota de Jazmín Carbonell, La Nación



http://www.lanacion.com.ar/1925755-pueblo-versus-ciudad-en-escena



Dice Francisco Lumerman: “Este nuevo espectáculo se escribió durante mucho tiempo en mi cabeza y cuando se plasmó en el papel fue de manera contundente. Confluyeron en él tres elementos determinantes. En primer lugar Tío Vania, el clásico de Chejov que ejerce un magnetismo especial en mí? No es el argumento lo que más me atrae, sino esa peligrosa relación de fuerzas que se establece entre los protagonistas.

Luego el Cuaderno de notas de Anton Chejov, un material riquísimo que reúne desde ideas para La gaviota hasta listas de compras, me disparó algunas imágenes para unos ‘apartes’ que generan una textualidad que contrasta con el relato que la obra se propone entramar.

Finalmente, los veranos de mi infancia en Carmen de Patagones: siempre que tuve la fantasía de versionar Vania, ese pueblo fue su escenario ideal.

Por todo esto elegí subtitular A partir del Tío Vania, porque la obra de Chejov es el punto de partida para construir un nuevo universo que refleje nuestro presente para cuestionarlo y por qué no modificarlo.”



Francisco Lumerman

Realizó sus estudios de actuación en Andamio 90 con Claudio Tolcachir y Luciano Suardi. Después tomo seminarios con Agustín Alezzo y Verónica Oddó. Es egresado de la carrera de Dramaturgia de la EAD (Escuela Municipal de Arte Dramático) que dirige Mauricio Kartún.

Desde 2002 escribe y dirige sus propias producciones: Sucede – El Hormiguero; El festejo (crónica de un cumpleaños); De cómo duermen los hermanos Moretti;Te encontraré ayer (Primer premio concurso Germán Rozanmacher VI FIBA y mención Paradigma Digital de Mc Station, INT Presenta en los festivales de Río Negro y Resistencia); En tus últimas noches (texto editado en Antología Novísima Dramaturgia Argentina coordinado por Ricardo Dubatti); Puro papel pintado; As wie danie so die Maine de Tríx Buhler bajo su dirección, estrenado en el Festival Theatre Shpektakel de Zurich, estrenada en Buenos Aires en 2015. En marzo 2016 estrenó en Lima, Perú, El amor es un bien, bajo su dirección en el Teatro Alianza Francesa.

En junio de 2016, estrenó No daré hijos, daré versos, de la uruguaya Marianella Morena, bajo su dirección en el marco del II Festival Europa + América.

En 2009 fue seleccionado por el Kennedy Center Performing for Arts de Washington para participar del Cultural Visitors Programs para directores, participando de talleres y conferencias en Washington.

Entre sus últimos trabajos actorales se encuentran: Mozart en Moscu via Buenos Aires, espectáculo lírico teatral de Frida Leon, Emilia, de Claudio Tolcachir en Timbre 4 y diversos festivales internacionales; Sallinger, de Bernard-Marie Koltés, con dirección de Paul Desvaux en el Teatro General San Martín y Theatre Malakoff 71, París y Vientos que zumban entre ladrillos, de Diego Faturos. En TV participa de la serie El marginal, producida por Underground. Y en cine: Historia del miedo y El movimiento, ambas de Benjamin Naishtat.

Es además docente de actuación y dramaturgia en Moscú Escuela de Teatro que fundó junto a Lisandro Penelas También dictó talleres en diversas ciudades del país y del exterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario