Drama Música Cine Arte Fotografía

Drama Música Cine Arte Fotografía
Rayo Verde Radio Rayo Verde Página Rayo Verde Blog

25 abr. 2016

El Vecino, (One Floor Below / Un etaj mai jos) de Radu Muntean y LLEGITIMATE, (Ilegitim / Ilegítimo) de Adrián Sitaru. En el 18º BAFICI.




Los Rumanos saben cómo son las familias de todos nosotros.


Seca, precisa y con actuaciones de una naturalidad superlativa, El Vecino, (One Floor Below / Un etaj mai jos) de Radu Muntean, es espantosamente familiar en la cobarde falta de compromiso del protagonista, o en su comprensible auto preservación, ya que la política está, aunque no se la vea, impregándolo todo: las relaciones de edificio y las gestorías de automotores. Su guionista Alexandre Baciu, presente en Buenos Aires en el Festival, responde a nuestra pregunta del extrañamente similar del comportamiento en Rumania, con lo que podría ser cualquier barrio de Buenos Aires, y manifiesta que es algo que ha pasado con la película tanto en Italia como en San Francisco.
Y es que esta familia acosada por su propia forma de esconderse, está conformada por años de autoritarismos y caídas económicas que hacen que el “no te metás”, sea instintivo. Si el padre asume ese lugar, negador; a la vez es el castrador que manipula la no contaminación con lo que sea el exterior del pasillo de apartamentos, un universo de sonámbulos que sueñan con juegos de muerte.



LLEGITIMATE, (Ilegitim / Ilegítimo) de Adrián Sitaru,
es el espacio en donde la violencia familiar, explosiva y llena de cuentas pendientes habla, no solo de las brutales relaciones filiales que no han podido madurar con el tiempo sino que además, se cuelan en la historia, porque no hay forma de no haber sido cómplice, en un sentido o en otro. Mirar hacia otro lado, callar, no ver, produce como resultados las formas más enfermizas del amor. ¿Qué hijos seremos de tales padres? El aborto aparece como el centro de una batalla campal que se degrada en la aparición de los imprevistos invisibles que llevan a un sitio tabú, en el que descorrimiento del velo puede ser desolador.

Casas con habitaciones que son lugares de paso, asfixiantes e inhóspitos, poblados de hijos desocupados contrariando el mandato de silencio de los padres: camas pegadas y endogamia en espiral: niños que crecen de la manera más torcida, con padres que justifican la delación como una forma del control estatal del amor.



Roberto Camarra, especial para www.rayoverde.com.ar


No hay comentarios:

Publicar un comentario