Drama Música Cine Arte Fotografía

Drama Música Cine Arte Fotografía
Rayo Verde Radio Rayo Verde Página Rayo Verde Blog

13 sept. 2012

La Ascención de Batman



"Pues que sería si vierais al Hijo del hombre subir ahí a donde estaba antes?" Juan 6:62, 
"Fue arrebatado a vista de ellos y una nube lo sustrajo de sus ojos" Hechos1:9


Acerca de Batman y la ascensión de Batman.

En la religión cristiana, entre otras lecturas, la ascensión tiene que ver con un proceso de glorificación.

En la saga de las películas Batman de Christopher Nolan podemos encontrar ciertos elementos en común con los textos cristianos.

En el Cristianismo, Jesús asciende a los cielos y por lo tanto, entendemos, al reconocimiento de su Dios Padre después de entregar su vida a un pueblo que aún no está dotado o preparado con la suficiente humildad como para poder estimarlo.

En el film Batman Asciende, Bruce Wayne entrega su vida por un pueblo hundido en la corrupción, confundido, que no puede ni siquiera darse cuenta de que pierde a su única posibilidad de real salvación, la que ofrece el único que lo entiende y cree en ellos, aún a pesar de sus errores e iniquidades o pecados según la terminología cristiana.

Nos parece interesante ver según lo que escribe San Agustín en sus Confesiones, que para llegar al espíritu de Dios primero es necesario preguntarle al mundo acerca de esa existencia, después hay que preguntárselo a uno mismo y en último lugar, es necesario trascender, que es algo complejo de explicar en términos religiosos.

En analogía con San Agustín, podemos pensar que en Batman Begins (2005, Christopher Nolan), ante la aparición de una fuerza parapolicial, Ciudad Gótica entera se pregunta primero y desafía después la existencia de tal entidad, para al final, entregarse a la salvación que de manera involuntaria, propone Batman. Por eso, en esta primera película, lo que se presenta es el origen de Batman, sus inicios, su historia.

Y entonces, haciendo una analogía como San Agustín se plantea que para llegar a Dios, primero hay que preguntarse desde afuera, en la primera entrega de la trilogía, (a Batman lo cuestionan todos), se preguntan por su existencia hasta sus más íntimos.

Una vez que quienes lo aman (Alfred, Rachel) dan cuenta de su existencia, los que cuestionan a Batman serán aquellos mismos que creen ser él. Porque, al igual que pasó con Jesús en Nazareth, en Ciudad Gótica todos quieren ser Él, pero terminan confundiendo su amor por el prójimo con un interés mundano. Le pasó a San Juan Bautista, que, dudando de que Jesús fuera el verdadero Mesías, se hizo pasar por él. Y le pasa al Guasón, que encarna a la sinrazón del mal, (y también a Harvey Dent, que encarna a la justicia humana como el fiscal de distrito) quienes creen que ellos mismos pueden ser Batman y encarnar algo para lo que no están dispuestos a sacrificarse: esto es toman el sacrificio como un castigo y no como un acto de amor y quieren hundir a Ciudad Gótica en su propia locura por una visión personal y desangelada de los hombres.


  De acuerdo con la ascensión, lo que hace Nolan en esta última entrega, tiene que ver con el término religioso sacrificio. Según su etimología, sacrificio es “hacer sagradas las cosas”. Es ciudad Gótica la que pide la cabeza de Batman, al igual que el pueblo elige crucificar a Jesús cuando Poncio Pilatos les da a elegir. Batman se sacrifica por su pueblo entregando su vida. Supera su dolor y lo hace por la fe. Esto es por creer aún cuando no hay razones físicas en el mundo representado en Ciudad Gótica para hacerlo.

Y a raíz de esto viene la ascensión.

Al ascender a los Cielos, Jesus desaparece de la vista, no es que deja de existir, sino que deja de hacerse visible ante el hecho lógico de ver. Batman asciende, pero primero debe morir y en la explosión, desaparece, y al ascender se hace existente ante otro tipo de vista, la que no tiene que ver con los ojos sino con la trascendencia del alma.

Por eso Alfred, como los testigos del Cristianismo que ven el regreso de Jesús de la muerte, lo ve y como ellos que al verlo dudan, dudan como nosotros los espectadores. Sin la fe que necesita poner la mano en la herida para saber si es cierto.

Hay una hermosa pintura de Caravaggio que se llama La Incredulidad de Santo Tomás en donde los discípulos deben tocar para creer. Así como Santo Tomás. Alfred ve la imagen de en quién creyera y a quién traicionara y al hacerlo sabe que el sacrificio no ha sido en vano porque recobra la fe.





Lucía Luna




1 comentario:

  1. robin viene a ser como la iglesia entonces? es quien seguira el trabajo de jesus en la tierra?

    ResponderEliminar