Drama Música Cine Arte Fotografía

Drama Música Cine Arte Fotografía
Rayo Verde Radio Rayo Verde Página Rayo Verde Blog

1 feb. 2018

Reestreno 2018: "Como si pasara un tren" de Lorena Romanin, en El Camarin de las Musas


COMO SI PASARA UN TREN
Escrita y dirigida por Lorena Romanin

Una comedia dramática sobre la vulnerable relación de una madre y su hijo en una ciudad de campo. La llegada de una prima de la capital va a cambiar todo para siempre.

Elenco: Silvia Villazur, Guido Botto Fiora y Luciana Grasso
 
Escenografía y vestuario: Isabel Gual (Laisa Wall)
Realización escenografía: Estudio WERKPLATZ
Coreografía: Juan Branca
Diseño de iluminación: Damián Monzón
Diseño gráfico: Fermín Vissio
Fotos: Male&Dapa fotos - Diego Mares
Producción: Casandra Velázquez | Puja Producciones
Prensa y difusión: Carolina Alfonso
Asistencia de dirección: Mariano Mandetta
Dramaturgia y dirección: Lorena Romanin


REESTRENO 2018: DESDE EL 5 DE ENERO, 
FUNCIONES: VIERNES 22 HS. Y SÁBADOS 20 Y 22 HS.

Duración: 70 minutos.

EL CAMARÍN DE LAS MUSAS
Mario Bravo 960. Reservas: 4862-0655.
Entradas: $ 280, $ 230 (estudiantes y jubilados con acreditación) y $ 150 (menores de 30 años presentando DNI).

Como si pasara un tren fue seleccionada para formar parte de INT Presenta 2017, de Girart 2017 y de las giras por el Noroeste y la Costa Argentina organizadas por el INT.

Premios:
El actor Guido Botto Fiora recibió el Premio del Espectador en la Escuela de Espectadores que dirige Jorge Dubatti y el premio María Guerrero en el rubro revelación.
La obra fue nominada para los premios Teatro del Mundo de la UBA en los rubros Dirección, Dramaturgia y Actuación (Guido Botto Fiora y Silvia Villazur) y resultó ganadora en el rubro Actuación con ambos actores premiados.

DIJO LA PRENSA:
Como si pasara un tren de Lorena Romanin es una obra donde uno se siente aplastado por la emoción. Fue tremendo lo que ocurrió. Ahí está Guido Botto Fiora un joven que directamente te mete la mano en el cuerpo y te masajea el corazón, otra gran actriz Silvia Villazur y una chica adorable, Lu Grasso. Yo que ustedes agendaba y la tendría en cuenta!
Victor Hugo Morales, AM 750

Preciosa Como si pasara un tren. Comienza como una comedia, graciosa sin dudas, pero… y no, no se queda allí, se adentra y ahonda, no en tragedia, sino en algo felizmente humano, ancho de tan domésitico, entrañablemente tierno: nos reconocemos y recuperamos: somos ellos… Nos reconcilia y nos abre. Gracias.
Hugo Mújica, poeta

 Salí bastante shockeado, estoy pavote todavía. Es muy hermosa. Es raro llorar en el teatro, me sacaron unas lágrimas. Muy hermoso, el texto, la puesta, los tres actores. Vengan a verla, van a pasar un rato inolvidable.
Fito Paez

Me encantó la obra Como si pasara un tren. Junta la reflexión con disfrute entorno la relación madre e hijo.
Claudia Piñeiro, en recomendados de La Nación Revista

No se pierdan esta experiencia teatral, sencilla y compleja a la vez, como los vínculos, Libro, dirección, trío actoral impecables! Volveré!
Hugo Paredero

Una comedia dramática que nos pasea por distintos estados de ánimo, intensamente, en base a actuaciones formidables y un texto ajustado. De una sencillez profunda.
Miguel Frías, revista Viva de Clarín y radio Ciudad


“Encarnar” es el verbo que mejor define lo que hace el joven Guido Botto Fiora con su rol de Juan Ignacio. En términos de dramaturgia de escena, la misma autora instrumenta las acciones para que Juan Ignacio llegue al espectador produciendo la empatía necesaria que lo redima. Choques culturales y datos que dotan de diversos espesores a un drama discreto de vínculos parentales de una familia disfuncional en la pequeña clase media suburbana. Y de fondo, en drama de identidad y de vínculos a la vez, rígidos que laxos, con una poderosa contrafigura tácita para confrontar. El hombre que mezquina la pater figure; prescinde de su responsabilidad… “como si pasara un tren”.
Luis Mazas, Primera Fila, Radio Zónica


MUY BUENA Una obra para atravesar todos los estados emocionales. Muy buena. No es fácil en la cartelera porteña toparse con obras  tan equilibradas y bellas. Como si pasara un tren reúne todas las cualidades necesarias para destacarse: un texto que desborda de matices, unas actuaciones que lejos de caer en estereotipos buscan indagar en las complejidades de los personajes y una dirección meticulosa.
Jazmín Carbonell, La Nación

 Anoche vi Como si pasara un tren  y es tan hermosa que quiero que todos vayan!
Marcela Coronel


Lo que se puede
Con un planteo simple, Como si pasara un tren, hit del off del 2016, explora una pregunta que no pasa de moda: cómo criar hijos y después soltarlos. Texto, dirección y actuaciones parten de un tono en el cual el amor y la verdad están por encima de todo. Como si al final de la historia, cuando haya que rendir cuentas sobre qué tipo de padres e hijos fuimos, eso sea lo único que importa.
Mercedes Méndez, La Agenda BA

Lorena Romanin escribió este texto sensible, con una sencillez que le permite calar hondo en el alma del espectador. El elenco, dirigido por la propia Romanin, reúne a tres excelentes actores que conmueven y hacen reír por partes iguales.
Patricio Pepe, revista Ocio del Club La Nación

Lo más importante es cómo está contada esta historia, aparentemente pequeña pero que transmite todas las emociones posibles al espectador. Una verdadera perlita con excelentes actuaciones que conmueven, dirigida por Lorena Romanin.
Sandra Commisso, Vamos al Teatro, Clarin.com
  
Como si pasara un tren es un notable acontecimiento escénico con excelentes los trabajos actorales. Trata el tema de la diferencia generacional desde otro punto de vista: plantea la caída de la figura de autoridad, sostiene que los saberes de los padres no le sirven a los hijos para moverse en su propio mundo.
Jorge Dubatti, revista Acción

Un éxito al estilo de la tv de los años 80. La comedia dramática de Lorena Romanin obtiene el mismo efecto de empatía en el público  como las viejas series Situación límite o Atreverse. El convincente trabajo actoral de estos personajes tiernos e hilarantes, la transformación que cada uno experimenta mientras va superando miedos y prejuicios y el encanto y vitalidad con que se desarrollan algunas escenas cotidianas, son algunas de las claves que hacen de este espectáculo una experiencia tan grata como aleccionadora.
Patricia Espinosa, Ámbito Financiero

 El teatro alternativo sigue deparando gratas sorpresas. El Camarín de las Musas vuelve a sorprender con una propuesta bella, inolvidable, plena de sencillez y genuina humanidad, gracias a la notable dramaturgia y dirección de Lorena Romanin: Como si pasara un tren de Lorena Romanin.Tres estupendos actores encarnan personajes de gran potencial emocional y transitan el difícil camino de los conflictivos vínculos familiares y la complejidad de un ser diferente,para alcanzar su identidad y crecer como persona. Una propuesta imperdible,que vale la pena disfrutar y recomendar. Muy buena.
Carlos Abeijon, El explorador cultural en AM Splendid; Una mujer con Graciela Borges en AM Nacional y Jurado Premios ACE

Historia chiquita pero profunda más personajes sensibles e inspiradores tienen como resultado una obra de teatro que llena cada fin de semana. El boca a boca está haciendo su trabajo y va costando conseguir entradas para ver “Como si pasara un tren”, la bellísima y emotiva obra escrita y dirigida por Lorena Romanin. Con una sencillez y cotidianidad sorprendentes, “Como si pasara un tren” es ni más ni menos que una pequeña gran historia de la vida cotidiana. En tiempos de tanta complejidad, de relaciones complicadas, de consumismo en exceso, “Como si pasara un tren” propone un baño de humanidad. Ahí radica la gran virtud de la pieza y unas actuaciones estupendas. Historia chiquita + personajes sensibles e inspiradores logran una fórmula inapelable. Como sucede con “La Pilarcita”, vale la pena zambullirse en esta fábula.
Javier Firpo, La Razón

De trenes y vecinos
Romanín hace un trabajo maravilloso al abrir las puertas del hogar para que la audiencia intervenga y se convierta en parte de esta familia retorcida y amorosa al comprender su lógica interna. Gracias a la excelente dramaturgia y actuación -especialmente a la de Guido Botto Fiora, que hace un excelente trabajo comunicando tanto con su cuerpo y sus gestos-, rápidamente nos identificamos con esta familia y sentimos los triunfos y decepciones de Juan como si hubieran pasado a uno de nuestros propios parientes. Un trabajo maravilloso de equilibrio entre comedia y drama. Sus personajes y la dinámica sirven de alivio cómico a veces y también ofrecen drama en momentos clave de la trama. Es precisamente por esto que la obra tiene tanto éxito; Lo que parece ser un cuento terriblemente trágico es en realidad un cuento de familia adorable, donde el amor y el cuidado son mucho más predominantes que cualquier elemento dramático que se pueda encontrar. Es un juego sobre los dolores de crecer y sus delicias. Es una historia acerca de la libertad, la crianza de los hijos y lo enriquecedor que pueden ser las diferencias entre las crianzas -es decir, las que tienen lugar en el campo, a diferencia de la ciudad- cuando se reúnen bajo el mismo techo. Como si fuera un tren es un montón de cosas. Es ingenioso en su comedia y profundamente conmovedor en su drama, pero sobre todas las cosas, es un placer ver simplemente porque está lleno de bondad.
Veronica Stewart, Buenos Aires Herald

 8. Aquello de lo que no se quiere hablar
Las tres actuaciones son sobresalientes, así como la dramaturgia y dirección de la puesta en general, a cargo de la joven Lorena Romanín. Por eso es de destacar que una obra como esta haga cuatro funciones semanales, y que hace rato que esté en cartel, con excelentes perspectivas de seguir otra temporada. Porque es síntoma de que algo se mueve, de que hay un espectador que se enfrenta, que se anima, que se impone. ¿Que “cumple con su cuota de consumo cultural y lava sus culpas de clase media”? Puede ser, también; porqué no. Pero, en todo caso, al menos lo hace poniendo el cuerpo. Algo que en estas épocas, a veces, parece haber quedado en el olvido.
Paula Sabates, Página 12

Dirección precisa, con mecanismo de relojería. Actuaciones poco frecuentes por su creatividad. Imposible perderse Como si pasara un tren.
Susana Anaine, Tiempo de Teatro

La obra es sublime. Hacía años que no aplaudía de pie. Increíble el texto, los climas, había momentos que parecía que estaba viendo una película. Las actuaciones destacables, sobre todo Guido Botto Fiora que es admirable. Gran, gran obra que te conmueve
Juan Carlos Streidenberger, América

Cuando hay algo que decir y alguien que sabe cómo contarlo, cuando hay otros que saben sumarse y que entienden donde hay que poner la voz o el cuerpo...sucede. Circula la energía sin tropiezo, sin distracciones. Como si pasara un tren de Lorena Romanin es reflejo laborioso de esto, y de esa intensidad y honestidad que significa poner en pie sobre un escenario...sencillamente hacer TEATRO. BRAVO!
Alejandro Mateo, escenógrafo y vestuarista
Todo lo que la farsa concibe como humanamente conmovedor y perturbante se exhibe en El Camarín de las Musas con Como si pasara el tren, con dirección de Lorena Romanin que se cuela en la audiencia tan motivada como motivadoramente. Luciana Grasso, Guido Botto Fiora y Silvia Villazur componen –con inusitado brillo– la trilogía de este espectáculo que describe, con excepcional vigor, una de las congénitas realidades de la existencia humana.
Sustanciosa alternativa escénica conjurada para demostrar que el teatro sigue siendo, casi por ancestral decreto, el más inexorable espejo de la vida.
Norma Dumas, revista Veintitres

Uno de los trabajos más logrados de nuestra cartelera se adueñó del éxito desde hace varias temporadas y sigue dando lecciones de vida. La dramaturga, guionista y actriz Lorena Romanín compuso una verdadera sinfonía de encuentros.Dentro de la construcción dramatúrgica, cada uno es favorecido con la posibilidad de ser un protagónico, pero la evidente comunión que se produce en escena conforma un mágico trabajo coral. Las composiciones logran una perfección tal, que solo es posible potenciarlas en el encuentro escénico con el otro. Sin golpes bajos, la obra está poblada de situaciones que conducen a develar las simples y hermosas razones que nos hacen felices, a desechar miedos y preconceptos que retrasan o anulan los vínculos. Recomiendo sumarse a esta experiencia. 
Oscar Damico, sobre BUE

 Es una historia chiquita, con brillo y mucha sensibilidad.
Patricio Pepe, El Club del Ocio La Nación

Entrás a ver Como si pasara un tren sin saber lo modificado que vas a salir de la sala. La dramaturgia y dirección de Lorena Romanin, y los trabajos de Silvia Villazur, Guido Botto Fiora y Luciana Grasso te hacen sentir que espiás por una ventana de una casa del interior, como si espiaras tu propia casa. Eso es lo que pasa con las buenas obras, te identifican sin pretender hacerlo, te interpelan, cuestionándote cosas que uno tenía dormidas. Te descubrís riendo y con los ojos llenos de lágrimas a la vez. Cualquier hecho artístico que conmueve sin querer conmover siempre es el más valioso, cuando no hay una música a la que le suben el volumen para empujar tu emoción, sino que lo que la empuja es lo que sucede en escena: la emoción de esas personas mirándose, encontrándose, y contando una historia de la cual todos podemos ser testigos. Esta obra es un acto de amor todo el tiempo, de ese amor que a veces cuesta, del que es egoísta, que no deja crecer, que empieza a entender distinto, y entonces sí, a crecer. Los personajes no terminan la obra igual que como empezaron, uno como espectador sale de la sala distinto a como entró, y ahí entendés el porqué del teatro. Porque pasan los días y Como si pasara un tren no te suelta, te sigue haciendo pensar, con una sonrisa en los labios... es que uno también creció, soltando para volver a encontrar, a encontrarse.
Diego Gentile, El Crítico en La Nación
 
Salí poco menos que maravillado de ver Como si pasara un tren. Me encantó el trabajo de los actores, a quienes desconocía y la sensibilidad y agudeza del texto y de la puesta en escena. Realmente, cuando te topas con espectáculos así, uno vuelve a amar al teatro, sobre todo cuando puede identificarse e identificar a los personajes que lo protagonizan.
Juan José Jusid


No se pierdan Como si Pasara un Tren. Un texto espléndido, dirección espléndida y actores maravillosos!
César Brie

Excelente trabajo! Muy buenas actuaciones!
Enrique Dacal

 La verdad, creo fundamental difundir el trabajo de artistas mujeres. Llenas de personalidad, talento y cosas para decir. Esta es de una belleza y profundidad notables. Todo lo que expresa y cuenta desde una historia que podría ser la historia de cualquiera de nosotros. Brillantes actuaciones de los tres intérpretes. Cada uno en lo suyo es genial. Verosímil. Intenso. Vayan. Vean el teatro que hacemos las mujeres que es mucho y vale la pena. Felicitaciones Lorena Romanin!
Mariela Asensio

En estos días la telebasura derrama una publicidad de insecticida donde una madre dice que va contradecir, perseguir y controlar a su hija porque ella es la que más la ama en el mundo. "Como si pasara un tren" muestra la contracara: que pasa con las subjetividades que reciben la atroz picadura del totalitarismo en pantuflas"
Vicente Muleiro

Excelente. Una estructura dramática tensa y precisa, un texto sin pretensiones pero lleno de profundidad, humor, emoción, buenos personajes. Está armado desde la estructura del grupo cerrado que se sacude por la llegada de alguien de afuera. Los actores son estupendos y la puesta es sencilla, inteligente y precisa.
Elsa Drucaroff

Disfrute mucho del espectáculo, de los trabajos y mucho de la dramaturgia: me parece una autora súper interesante!
Hugo Urquijo

Recomiendo mucho Como si pasara un tren. Tan sutil y contundente trabajo Lu Grasso, Guido Botto Fiora y Silvia Villazur y la gran dramaturgia y dirección de Lorena Romanin
Sabrina Farji

Un espectáculo teatral atrapa en ocasiones por algún aspecto del mismo: dramaturgia, actuaciones, puesta en escena…..En “Como si pasara un tren” todos los aspectos merecen se los considere de excelencia. La dramaturgia de incuestionable calidad en su estructura y gradación de conflictos, en el dibujo preciso y sin exageraciones (ni golpes bajos) del diseño de cada uno de los personajes, en la agilidad de una puesta en escena que no recurre a reiteraciones en la concatenación de las escenas, todo esto induce al espectador para que transite de la risa al lagrimeo. La obra en su propuesta despierta estadios a veces dormidos de quienes desde la platea acceden al mundo sensible y auténtico de Juan Ignacio, a la rigidez de la madre que deviene en sensatez y comprensión y de la ternura sincera de Valeria.  Un párrafo aparte para las actuaciones: precisas, convincentes, creíbles, con el mismo nivel de efectividad en cada una de ellas. La excelencia de los aspectos que señalé en cuanto a las actuaciones no hubiera sido posible de no contar con una dramaturgia y una dirección impecable de Lorena Romanin. Espectáculo muy recomendable en particular para un público adolescente y adultos en general.
Lita Llagostera

Silvia Villazur se destaca en el elenco con potencia y humor. Los trenes funcionan casi como leitmotiv, como estribillo de la obra. Traen encuentros y promesas. Trenes para escapar a tierras lejanas o para viajar sólo hasta la próxima estación, trenes para lanzarse a la aventura y para pedir deseos.
Paula Boente, revista Llegas

Lorena Romanín tiene tanto el mérito de haber gestado una dramaturgia bella como de haberla dirigido preciosamente. El texto es desde el vamos algo que parece un trencito de juguete y termina siendo una locomotora de teatro. Nada sobra y lo que podría haber terminado siendo apenas otra obra sobre una familia disfuncional o sobre el choque entre alguien de la Gran Ciudad y una familia de pueblo se convierte en una pieza diferente y sinceramente emotiva y graciosa. Y, teniendo buen texto y buena dirección, también sobra talento para interpretar sobre el escenario. Como si pasara un tren es, como muchas cosas en la vida, por momentos para llorar y por momentos para reír. Y, de nuevo, como muchas cosas en la vida, es simplemente bella.
Federico Espeche, Farsamag
La historia es simple, tierna y, sin caer en lugares comunes, adquiere un dinamismo fresco y emotivo, focalizando nuestra atenta mirada desde el inicio. Una impecable puesta en escena realista cuyo soporte es la muy buena actuación coral; a partir del lenguaje verbal y a corporal, en especial en el hijo, cada integrante de manera acabada le da textura a estos tres personajes queribles. Al finalizar la obra, por un lado, nos queda la sonrisa de haber disfrutado lo que desde el juego escénico se nos brindó y, por otro, la tarea de ejercitar nuestra mirada para ver a “ese otro” no como diferente sino con una persona con sus propias características y llena de posibilidades.
Azucena Joffe, Luna Teatral


A contrapelo de buena parte del panorama actual porteño, sin pretenciosas vueltas de tuerca, sin guiños al espectador, sin autorreferencialidad, Como si pasara un tren muestra de manera ejemplar todo lo que se puede hacer con tres grandes actores, una obra excelentemente estructurada, diálogos inteligentes y una escenografía y puesta en escena al servicio del drama. Cuando finaliza la pieza, ninguno de los tres personajes es el mismo.
Román Setton, revista Otra Parte

Como si pasara un tren es una obra con una historia simple pero conmovedora. Los espectadores que ingresan al teatro y espían a esta pequeña familia llegan a empatizar con los personajes hasta estremecerse. Lorena Romanin creó esta historia emotiva y logró sacar lo mejor de cada actor en pos de la trama y de lo que se quiere contar.
Como si pasara un tren es una oportunidad para llorar, reír, disfrutar y reflexionar sobre nuestros vínculos y apreciar un buen texto expresado por grandes actores. El tren no pasa dos veces. No desaprovechemos esa oportunidad.
Candelaria Monzón, GeoTeatral

Mágico azar
Una autora sensible, un texto natural, un carismático equipo actoral, sin desaciertos. La notable actriz, autora y directora Lorena Romanín descubre, en solo setenta minutos, una sentida historia que impacta desde su inicio. Además, el sencillo relato cobra valor y dinámica a cargo de queribles personajes, que crecen minuto a minuto. La pieza resulta una experiencia inesperada y paralizante. Delicada, cruda, directa y reflexiva, conecta de inmediato con el público y es una cita ineludible.
Cristian Dominguez, Martin Wullich

Vínculo rancio
“Como si pasara un tren” tiene el poder que siempre provoca el poder-contundente de historias “pequeñas” y frescas que acontecen en nuestra interminable pampa. Esta estupenda creación de Lorena Romanin conjuga una poética simple y universal la cual viene en un envase provisto de encanto, ternura y al mismo tiempo de hilaridad. Romina Romanin, se luce con una dramaturgia fuerte por el tema, sutil por el tratamiento, liberada de atascamientos y brillante porque siempre avanza con solidez, interpelando y entreteniendo al mismo tiempo. De pie!
Hugo Correa, Tranvías y Deseos

Un pieza delicada, bien trabajada, en la que conmueven el texto y las actuaciones. Guido Botto Fiora compone un personaje tierno, dotado de pequeños detalles, con un interesante trabajo corporal. Las mujeres del elenco, por su parte, acompañan y complementan, con momentos muy destacables también. Todo enmarcado en una cuidada puesta, vuelven el rato de teatro sumamente disfrutable. 
Pablito Lancone, Escenarios Nacionales

 Lorena Romanin nos regala un texto que interpela a cualquier persona porque indaga sobre un vínculo existencial. Como si pasara un tren es una viva sensación de cómo cuesta ser uno con los miedos y deseos. Cómo es necesario chocar contra el mundo. Reconocer verdades, mentiras, y asumir que cuidar no es prohibir, amurallar, sino que es libertad sin dejar de acompañar. El temor está en Susana, Juan Ignacio, Valeria y en todos nosotros, que en algún momento entendemos, que enfrentar la vida es crecer.
Arturo LeBranca, revista Meta

No hay comentarios:

Publicar un comentario